California, Arizona y Nevada acuerdan tomar menos agua del debilitado río Colorado

0
199

LAS VEGAS — Tratando de evitar niveles de agua peligrosamente bajos en el lago Mead, los funcionarios de California, Arizona y Nevada llegaron a un acuerdo para reducir significativamente la cantidad que extraen del río Colorado.

El problema adquirió una nueva urgencia este verano, cuando el gobierno federal declaró la primera escasez de agua en el lago de 86 años cerca de Las Vegas.

El acuerdo, que se firmó el miércoles después de cuatro meses de negociación, equivale a dejar un millón de acres-pies de agua en el lago durante los próximos dos años.

Las agencias de agua en el sur de California, Arizona y Nevada acordaron buscar ahorros de agua de varias fuentes y dividir el costo de $200 millones con el gobierno federal.

El río Colorado ha sufrido un uso excesivo crónico y sus caudales se han reducido drásticamente a lo largo de los últimos 22 años durante una megasequía que, según las investigaciones, se ve agravada por el calentamiento global.

Si el lago continúa disminuyendo, el suroeste podría no tener más remedio que hacer recortes más pronunciados.

Lago Mead Presa Hoover, Las Vegas Nevada.

“Estamos experimentando lo que los científicos llaman la nueva normalidad, un oeste más cálido y seco”, señaló el miércoles Camille Calimlim Touton, comisionada de la Oficina de Recuperación de Tierras federal, durante un discurso que se transmitió en vivo en la conferencia anual de la Asociación de Usuarios del Agua del Río Colorado en Las Vegas. “La cuenca está en un punto de inflexión”.

El río Colorado proporciona agua a unas 40 millones de personas y tierras de cultivo desde Wyoming hasta la frontera entre Estados Unidos y México.

La escorrentía del deshielo forma las cabeceras del río. Touton señaló que el invierno pasado, la cantidad de nieve que cayó en las Montañas Rocosas fue casi la media.

“Pero debido a las temperaturas cálidas, las condiciones del suelo seco y la absorción de la humedad del suelo por las plantas, solo vimos el 32% de la escorrentía promedio”, indicó. “Esa es una diferencia asombrosa”.

Las últimas proyecciones federales, comentó, muestran la “triste realidad” de las continuas disminuciones del nivel del agua en el lago Mead y el lago Powell, los dos embalses más grandes del río.

Señaló los abrumadores “déficits hidrológicos en todos los ámbitos” frente a este invierno. Las primeras nevadas en partes de las Montañas Rocosas de este año estuvieron entre las más recientes registradas.

Las discusiones sobre cómo adaptarse a un río con menos agua dominaron la conferencia de Las Vegas, donde representantes de los siete estados que dependen del río Colorado se reunieron con contrapartes de tribus nativas, así como de los gobiernos de Estados Unidos y México.

El nuevo acuerdo, llamado Plan 500+, casi duplica las reducciones de agua que los tres estados, que conforman la cuenca baja del río, negociaron en 2019 bajo lo que se conoce como plan de contingencia por sequía.

San Luis Río Colorado, Sonora.

Desde entonces, los problemas del agua en el río Colorado solo han empeorado debido a que las condiciones extremadamente cálidas y secas han horneado la cuenca, reduciendo drásticamente los flujos. El lago Mead, que estaba casi lleno en el 2000 y al 41% de su capacidad cuando se firmó el acuerdo de 2019, ahora está al 34%.

La creciente huella que forma un anillo a lo largo del lago, formado por depósitos minerales, marca las laderas rocosas del desierto, a unos 160 pies por encima de la orilla en retirada.

El acuerdo está diseñado para dejar 500.000 acres-pies adicionales de agua en el embalse el próximo año, y la misma cantidad nuevamente en 2023. En comparación, California, Arizona y Nevada usaron 6.8 millones de acres-pies de agua del río Colorado el año pasado.

El plan exige que la mayor parte de los ahorros de agua provengan de Arizona y California.

Parte de la reducción vendrá a través de pagos para la conservación del agua en áreas agrícolas, incluyendo a aquellos agricultores que dejan secas partes de sus tierras. Las tribus han acordado dejar agua en el lago Mead a cambio de pagos. Y algunos distritos de agua también sacarán menos del embalse.

Las agencias de agua en Arizona han acordado pagar alrededor de $60 millones durante dos años para financiar el esfuerzo. El Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California y la Autoridad del Agua del Sur de Nevada han acordado contribuir cada uno con $20 millones. Se espera que el gobierno federal pague $100 millones.

Los administradores del agua mencionaron que el acuerdo se concretó rápidamente porque la situación se ha vuelto muy grave. Pero los expertos agregan que aún queda mucho por hacer, especialmente para abordar el cambio climático y prepararse para el empeoramiento de sus efectos.

“El Plan 500+ es adaptación. Pero lo que estamos viendo en el futuro es que la hidrología empeora cada vez más”, señaló Michael Cohen, investigador del Pacific Institute, un grupo de expertos en agua con sede en Oakland. “Y lo que los administradores del agua deben hacer es ir a sus gobernadores y sus delegaciones para indicarles: ‘El cambio climático es un desastre para el oeste’”.

Comentó que las proyecciones climáticas muestran que, a medida que la humanidad continúe vertiendo más carbono en la atmósfera, el río continuará secándose.

“Es una amenaza existencial para la vida occidental”, detalló Cohen, y agregó que los funcionarios de gestión del agua están “evadiendo” sin “dar el gran paso de decir, ‘Tenemos que priorizar el agua sobre el carbono’”.

Los funcionarios aún tienen que comenzar a negociar nuevas reglas para lidiar con la escasez después de 2026, cuando las reglas actuales expirarán.

La ley que rige el río y divide sus caudales se estableció hace casi un siglo, a partir del Pacto del Río Colorado de 1922. Eso y los acuerdos posteriores dejaron al Colorado sobreasignado. Se ha desviado tanta agua durante décadas que el delta del río en México se ha transformado, en gran medida, en un lecho seco que serpentea a través de tierras de cultivo y desierto.

El clima más cálido y seco de los últimos años ha agravado el desajuste entre la oferta y la demanda de recursos hídricos.

“Hay muchos más derechos legales de agua, en comparación con agua”, enfatizó John Entsminger, gerente general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada.

Entsminger, quien también es presidente de la Asociación de Usuarios de Agua del Río Colorado, explicó que el acuerdo más reciente es el “próximo incremento” en la adaptación del uso del agua a los límites de los suministros disponibles. Agregó que las autoridades están “negociando para tratar de encajar un río que se encoge en un nuevo paradigma que atiende a 40 millones de personas”.

La disminución de los niveles de agua también ha reducido la cantidad de energía generada en las presas Hoover Dam y Glen Canyon, un problema que, según Touton, empeorará si persisten las condiciones de sequía.

Mientras tanto, los ambientalistas mencionaron que los estados de la cuenca alta (Colorado, Utah, Wyoming y Nuevo México) también necesitan tomar medidas urgentes para usar menos agua del río.

El grupo ambientalista Utah Rivers Council explicó en un informe esta semana que su análisis mostró que Colorado, Utah y Nuevo México están abusando del suministro.

Los autores del informe estimaron el déficit de agua actual en la cuenca superior en 500.000 acres-pies por año. Hicieron un llamado para detener las nuevas desviaciones de agua en la cuenca superior, como el plan de Utah para construir el oleoducto Lake Powell, que llevaría agua a las ciudades en crecimiento.

“Es hora de que la cuenca superior realmente se lo tome en serio y deje de proponer estos nuevos desvíos de agua”, subrayó Zachary Frankel, director ejecutivo del grupo. “Lo único que vemos son nuevos usos propuestos, es decir, a medida que nuestro flujo de ingresos está disminuyendo en el río Colorado, lo que están haciendo nuestros líderes domésticos en la cuenca alta es proponer más gastos, lo cual es extremadamente irresponsable”.

Históricamente, las tribus se han quedado fuera de las negociaciones del río Colorado entre los estados, a pesar de que tienen derechos sobre aproximadamente el 20% del agua. Algunos han asegurado asentamientos que especifican sus derechos de agua, mientras que otros todavía están tratando de resolver sus reclamos.

Cuenca del río Colorado y sus subcuentas en EEUU y México.

En el acuerdo de 2019, dos naciones tribales, la comunidad indígena del río Gila y las tribus indígenas del río Colorado, contribuyeron con agua que ayudó a que la parte del acuerdo de Arizona funcionara. Pero los firmantes del acuerdo, que se selló en una ceremonia en una terraza con vista a Hoover Dam, fueron los siete estados y el gobierno federal.

Esta vez, los líderes de las dos tribus se unieron a Tanya Trujillo, subsecretaria de Agua y Ciencia del Departamento del Interior, para firmar un conjunto de acuerdos relacionados con el agua.

“Las tribus son una parte vital de este proceso”, mencionó el gobernador Stephen Roe Lewis, de la Comunidad Indígena del Río Gila. “Las tribus que asumen esta responsabilidad sagrada, este liderazgo, pueden colaborar y ayudarán a dar forma al futuro del río Colorado”.

Timothy Williams, presidente de la Tribu Indígena del Fuerte Mojave, comentó que espera que las tribus jueguen un papel central en las conversaciones sobre las reglas posteriores a 2026.

Agregó que espera que, cuando salga el próximo gran acuerdo, “se vean tribus allá arriba en Hoover Dam”.