El mensaje del presidente Donald Trump en su cuenta de Twitter este martes fue una amenaza:

“¡Estados Unidos ha informado firmemente al presidente de Honduras que si la gran caravana de personas que se dirige a los Estados Unidos no se detiene y regresa a Honduras, no se dará más dinero ni ayuda a Honduras, con efecto inmediato!”.

BBC News Mundo

El mandatario se refiere a un grupo de migrantes, muchos de ellos hondureños, que el sábado 12 de octubre salió desde San Pedro Sula con la intención de llegar a la frontera norte de México.

Sus integrantes quieren solicitar asilo en Estados Unidos. Según organizaciones civiles son unos 2.000 hombres, mujeres adultos, así como adolescentes y niños los que conforman la caravana, aunque las cifras varían según la fuente.

Horas después de que Trump publicara su mensaje pero sin hacer referencia al mismo, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió a los hondureños que forman parte de la caravana que desistan de sus planes.

«Hay vidas de por medio y hoy están en peligro (…). Los hondureños no deben prestarse a ese juego político que es inhumano y condenable», dijo el mandatario, señalando a «grupos interesados en desestabilizar el país» como responsables de la migración irregular.

«Como gobierno, estamos listos para recibirlos. De igual manera, nos estamos asegurando de que reciban la asistencia que ellos merecen, que vuelvan también a sus hogares», aseguró en una conferencia de prensa en la noche del martes.

Casi a la misma hora, el presidente Trump volvió a usar Twitter para extender su amenaza a los otros dos países centroamericanos que genera grandes flujos migratorios hacia EE.UU.

«Hemos informado hoy a los países de Honduras, Guatemala y El Salvador que si permiten que sus ciudadanos, u otros, viajen a través de sus fronteras y lleguen a Estados Unidos con la intención de entrar en nuestro país de manera ilegal, todos los pagos que se les hacen serán SUSPENDIDOS (FIN)», tuiteó.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, respondió este miércoles que «ninguna ayuda puede ser condicionada ni ninguna ayuda puede ser exigida».

«No aceptamos condiciones, no ponemos condiciones», agregó, a la vez que destacó que su país hará todo lo posible para proteger «a las personas y a la familia» con la «cooperación» de cualquier nacionalidad.

Este miércoles se supo que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, viajará a Panamá y México esta semana para hablar con sus contrapartes de, entre otros asuntos, los flujos migratorios hacia su país.

El recorrido

Los gobiernos de Guatemala y México advirtieron que no permitirán el paso por sus fronteras a quienes no cuenten con documentos migratorios.

Jimmy Morales dijo que el ingreso «masivo» de los miles de migrantes hondureños es un «riesgo» para el país y sus habitantes.

Mientras, el gobierno de México envió un contingente de cientos de policías a su frontera sur.

Desde hace décadas, Honduras es uno de los países que recibe ayuda estadounidense para mitigar la pobreza y atender desastres naturales.

Por ejemplo, entre 2016 y 2017 la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), envió al gobierno hondureño unos US$175 millones.

Además, el pasado 3 de octubre USAID aportó US$48 millones adicionales para combatir la sequía en el llamado Corredor seco de Honduras.

Este lunes, parte de la caravana de migrantes ingresó a territorio guatemalteco.

Migrantes hondureños en GuatemalaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionIntegrantes de la caravana llegaron este miércoles a la Casa del Migrante en Ciudad de Guatemala.

Según la agencia Efe, al menos 300 hondureños iniciaron este miércoles otra caravana en la que intentarán cruzar El Salvador y llegar a Estados Unidos mientras la primera cruza Guatemala.

La organización civil Pueblo Sin Fronteras cuestionó la decisión de Guatemala y México de contener la caravana.

«Vemos con preocupación la respuesta de los gobiernos a esta crisis humanitariaque ellos mismos han sido responsables de crear. Es un ataque a las personas forzosamente desplazadas» señala en un comunicado.

caravanaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa caravana cruza Guatemala en dirección a México en su empeño por llegar a Estados Unidos.

“No se arriesguen”

Esta nueva caravana de migrantes empezó su marcha un día después que se realizó en Washington la segunda Conferencia para la Prosperidad y la Seguridad en Centroamérica.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien encabezó el encuentro, pidió a los gobiernos de Centroamérica y México que refuercen su estrategia para contener la migración irregular.

“Necesitamos que todas las naciones del Triángulo del Norte refuercen este mensaje”, dijo Pence.

“No pongan a sus familias en riesgo haciendo el peligroso viaje al norte para tratar de entrar ilegalmente a Estados Unidos”.

PenceDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPence llamó a detener la emigración ilegal a Estados Unidos desde Centroamérica.

A la Conferencia asistieron los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Guatemala, Jimmy Morales.

Representando a El Salvador participó el vicepresidente Óscar Ortíz y a México el canciller Luis Videgaray y el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete.

La reunión se celebró el 11 de octubre.

Al día siguiente cientos de migrantes se reunieron en San Pedro Sula y el sábado emprendieron la marcha hacia el norte.

Autos, autobuses y carreteras son vigiladas en la frontera sur de México.Derechos de autor de la imagenCORTESÍA EN EL CAMINO
Image captionAutos, autobuses y carreteras son vigiladas en la frontera sur de México.

De acuerdo con medios locales, los migrantes huyen de la violencia en Honduras por el asedio de pandillas, así como de la crisis económica en el país.

A pesar del endurecimiento en la política migratoria estadounidense, muchos esperan conseguir refugio en Estados Unidos.

De hecho, a pesar de los tuits publicados por Donald Trump, la caravana no se detuvo. El grupo es vigilado por la Policía Nacional Civil de Guatemala.

Frontera cerrada

Por lo pronto, el gobierno de México desplegó a decenas de policías federales, militares y agentes de Migración en Tapachula, Chiapas, fronteriza con Guatemala.

Según medios como En el Camino y Chiapas Paralelo, la intención del operativo es disuadir a los migrantes.

El Instituto Nacional de Migración (INM) advirtió que no permitirá el ingreso a territorio mexicano de quienes no cuenten con una visa vigente.

El gobierno de México desplegó una operación especial para contener la caravana.Derechos de autor de la imagenCORTESÍA EN EL CAMINO
Image captionEl gobierno de México desplegó una operación especial para contener la caravana.

“De arribar a los puntos de internación de la frontera sur de México, el personal de migración deberá revisar el cumplimiento de los requisitos que marca la ley, y a quienes no los cumplan, no se les permitirá el ingreso”, advierte el INM en un comunicado.

Un mensaje similar fue emitido por el gobierno de Guatemala.

Mientras, desde hace unos días en la frontera sur de México se espera a la caravana de madres de migrantes desaparecidos, que cada año cruza el país para buscar a sus familiares.

En 2018 el recorrido planea concluir en el VIII Foro Social Mundial de las Migraciones, que se realizará entre el 2 y el 4 de noviembre en Ciudad de México.

caravanaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Migrantes se aglomeraban en medios de transporte locales para evitar la larga caminata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here