Recibe INE a la Relatora sobre los Derechos de las Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Flávia Piovesan.

El Instituto Nacional Electoral (INE) llevó a cabo el Conversatorio Buenas prácticas para garantizar el derecho a la no discriminación de las personas LGBTI en los centros laborales, con el objetivo de generar un debate para replicar las acciones implementadas y coadyuvar con ello a lograr una sociedad incluyente e igualitaria.

La presidenta de la Comisión Temporal para el Fortalecimiento de la Igualdad de Género y No Discriminación del INE, Dania Ravel Cuevas, subrayó la urgencia de contar con protocolos que permitan que las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI accedan a espacios laborales libres de discriminación y violencia, además de que puedan involucrarse en cuestiones políticas.

“Son indispensables los derechos políticos para garantizar el ejercicio de otros derechos, porque a partir de eso se van a poder realmente potenciar los derechos a favor de todas las personas, no solamente de quienes estén involucradas en la política”, estableció.

En la sede del INE, ante la Relatora sobre los Derechos de las Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Flávia Piovesan; de la Consejera Adriana Favela y representantes de la sociedad civil, Ravel Cuevas subrayó la importancia de reconocer la responsabilidad de todos y todas en la generación de un ambiente de respeto en donde las diferencias sean valoradas. 

“Debemos de dejar de discriminar, debemos de ser mucho más incluyentes para así tener una sociedad más igualitaria para poder ir cerrando estas brechas de desigualdad” dijo, al dar cuenta de la discriminación que padece este sector de la población.

Las autoridades electorales, agregó, han impulsado medidas y materiales que favorecen el ejercicio de los derechos políticos de las personas trans y  coadyuvan a la  eliminación de la discriminación en su contra, como el Protocolo para adoptar las medidas tendientes a garantizar a las personas trans, el ejercicio del voto en igualdad de condiciones y sin discriminación; que la aparición del sexo sea opcional en la credencial para votar y el Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboral en el INE.

El INE es una institución incluyente

En su intervención, la Consejera Adriana Favela estableció que el INE es una institución incluyente, aliada de los grupos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y abre sus espacios al diálogo.

Precisó que, según los datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, 71.9% de las personas encuestadas consideró que se respetan poco o nada los derechos de las personas trans y 65.6% dicen que se respeta poco o nada a las personas gays y lesbianas.

De acuerdo con los resultados de la ENDOSIG 2018, las personas trans recibieron mayor discriminación debido a su aspecto físico, su forma de vestir o su manera de hablar; 74.4% las mujeres trans; 74.8%, los hombres trans, y 80.2% personas con otras identidades de género.

Ante ello, subrayó la relevancia que tiene para México la aprobación de un Protocolo que garantiza los derechos laborales de las personas trans en el INE y el conversatorio para generar un espacio de debate de las buenas prácticas, como las implementadas en el Instituto, para garantizar la no discriminación de las personas LGBTI en los centros laborales. 

El derecho a ser, el más esencial de los derechos humanos

La Relatora Flávia Piovesan, estableció que no hay derecho más esencial que el derecho a ser.

“El derecho a desarrollar la personalidad humana, de forma libre, autónoma y plena, con respeto, con dignidad, sin hostilidad, sufrimiento o dolor y caminar a la construcción emancipatoria de los derechos humanos, de todas y todos a ser quien somos”.

Planteó su exposición en tres puntos: comprender los estándares interamericanos para la defensa de personas LGBTIQ en los 35 países de la región, lamentó el incremento del discurso de odio y discriminación en contra de la comunidad, a grado tal que en nueve naciones aún se criminaliza a estas personas “con brutalidad, con crueldad e incluso con la muerte, sus derechos son violados”.

Esta violencia se intensifica en la mujer trans en América Latina, donde su expectativa de vida es de apenas de 35 años, comparada con la de la mujer que es de 79 años y del hombre es de 73 años.

Al mencionar los principales retos y perspectivas para protección de personas LGBTI en México, estableció que “la orientación sexual y la identidad de género, no pueden ser factor para reducir los derechos de las personas trans”, por lo que demandó  fortalecer el combate a la violencia basado en la orientación sexual y la identidad de género, a través de pedir a los Estados miembros de las Naciones Unidas prevenir, investigar, punir y reparar la violencia, adoptando acciones para garantizar una vida libre de violencia.

El último punto es fortalecer acciones para la no discriminación de personas LGBTI en centros laborales; en el que subrayó el derecho a la igualdad y la no discriminación en general y en específico en el ambiente laboral; ponderó el protocolo y las acciones afirmativas aprobadas por el INE, al que calificó como “institución democrática, un ejemplo de inclusión y libre de discriminación”.

Piovesan destacó que “no es suficiente combatir la discriminación”, ya que no significa en automático igualdad, por lo que hay que tener políticas, acciones afirmativas, medidas especiales para fomentar la inclusión y promover el cambio cultural.

Conversatorio con la comunidad LGBTI

Ayer el Conversatorio dio inicio a los trabajos con integrantes de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales), en el que se abordó el tema Práctica política y diversidad sexual: derechos y ciudadanía en las demandas del activismo LGBTI, que se llevó a cabo en el Museo Memoria y Tolerancia.

Ahí, la Consejera Dania Ravel hizo un llamado a los partidos políticos a respetar el principio de paridad y evitar caer en una simulación al elegir las y los candidatos a puestos de elección.

Ante la Relatora sobre los Derechos de las Personas LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos explicó que no existe una medida para garantizar la identidad de estas personas, pero ello no debe ser utilizado con mala intención para aprobar candidaturas y usurpar los espacios que corresponde a los sectores vulnerables.

Dania Ravel informó que en materia de identidad de género sólo en seis entidades federativas existe un procedimiento para hacer la rectificación de los documentos oficiales: Ciudad de México, Nayarit, Michoacán, Coahuila, Colima e Hidalgo, en donde se pueden hacer esta rectificación a través de un procedimiento administrativo expedito.

En ese propósito, dijo, desde 2015 a julio de 2019, se identifican 9 mil 194 solicitudes de cambio de sexo y nombre. En relación con la credencial de elector, el INE aprobó el año pasado la posibilidad de que la ciudadanía pudiera elegir si el dato del sexo se integraría el código bidimensional QR.

El Principio de No Discriminación es la base fundamental en la protección de los derechos humanos, y en ese sentido mencionó que el INE ha implantado acciones afirmativas y Protocolos para que, en todos los sectores, se respete a la comunidad LGBTI. 

Fuente: INE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here