Promueve el gobierno de la 4T junto a sindicatos y sector privado reforma de fondo a sistema de pensiones

0
203

El objetivo de esta reforma es aumentar la pensión que ofrece el sistema de ahorro para el retiro a los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de la República diseñó junto al sector privado y las organizaciones sindicales una iniciativa de reforma al sistema de pensiones a partir de una reforma a la Ley del Seguro Social.

El propósito es fortalecer el Sistema de Pensiones de los trabajadores. Esta iniciativa complementa al primer esfuerzo que constituyó la reforma al artículo cuarto constitucional, en el que se estableció el derecho a una pensión a los adultos mayores para cubrir sus gastos básicos durante la vejez. 

El objetivo de esta reforma es aumentar la pensión que ofrece el sistema de ahorro para el retiro a los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Las acciones que establecerá la Ley del Instituto resultarán en un incremento promedio del 42% de la pensión que alcancen los trabajadores.

La iniciativa que fue turnada al Poder Legislativo para su análisis y aprobación, se construyó con el consenso de los tres sectores: trabajadores, patrones y Estado, a favor de un incremento significativo a las pensiones que tendrán acceso los trabajadores.

Las tres acciones principales son:

  1. El aumento en las aportaciones para el retiro;
  2. La disminución del requisito de semanas de cotización para alcanzar el derecho a la pensión;
  3. El incremento en el valor de la pensión mínima garantizada.

El presidente de la República Andrés Manuel López manifestó que se trata de un buen acuerdo y no se agota, se va a estar revisando. Ponía el ejemplo de que año con año, cuando enviemos el presupuesto al Congreso, ahí se tiene que establecer qué aumento para la pensión universal se tiene que dar.

«Hemos establecido que nunca va a suceder lo que pasaba, de que aumentos salariales o aumentos a prestaciones se llegaron a dar por debajo de la inflación, eso nunca. Es considerar inflación hacia arriba en todos los casos, creo que eso es un mecanismo que va a permitir ir compensando de acuerdo a las circunstancias y queda abierta la posibilidad de seguir legislando siempre y cuando sea para beneficio de los trabajadores», resaltó.

El jefe del ejecutivo añadió que se está planteando la transformación de México, que no es poca cosa, y se va a lograr. Imagínense el desafío que representa desterrar la corrupción del país, enfrentar esta peste que tanto daño le ha hecho a México, bueno, pues es un desafío. Ahora estamos enfrentando esto, que es también una herencia de algo que se hizo mal y estamos corrigiendo.

«Claro, tenemos que ir buscando reactivar la economía para la recontratación de esos trabajadores y para que se generen más empleos, en eso estamos», manifestó para plantear que se analizará la posibilidad de ofrecer un apoyo salarial de emergencia para quienes han perdido su empleo por causa de la pandemia de Coronavirus, aunque advirtió que su expectativa es que el empleo comience a recuperarse en el presente mes de julio.

En abril —recordó— se perdieron 555 mil empleos, en mayo y se redujo la pérdida a 340 mil, en junio, el mes pasado ya se redujo a 82 mil, tengo el dato de ayer ya la pérdida es de 30 mil y ya llevamos tres días -porque esto mido diario, Zoé me envía la información- llevamos tres días en donde no perdemos, sino ya se está contratando, aunque sea pocos, a los trabajadores y espero que terminemos julio con una situación de no pérdida de empleos. Es un proceso de recuperación.

La Secretaría de Hacienda informó al respecto que es un hecho que la aportación tripartita vigente, que asciende a 6.5% del salario más la cuota social que aporta el estado, no es suficiente para cubrir una pensión digna para los trabajadores. Así, uno de los factores más importantes para lograr el objetivo de incrementar las pensiones es el aumento del porcentaje del salario que se destina al retiro.

En primer término, la aportación total para el retiro crecerá, sin que los trabajadores vean afectado su ingreso, de 6.5% a 15% del salario. El incremento se llevará a cabo de manera paulatina a lo largo de un periodo de 8 años, siendo la contribución patronal la que se incrementará de 5.15%, vigente en la actualidad, hasta 13.875%.

Por su parte, la aportación que actualmente lleva a cabo el estado: 0.225% del salario más una cuota social, se modificará para que esta cuota se aporte, con un aumento significativo, a los trabajadores que ingresen hasta el equivalente a cuatro veces la Unidad de Medida y Actualización. De esta forma, se genera un estímulo para la formalización del empleo, situación que es particularmente preocupante en los niveles de menores ingresos.

En segundo término, esta iniciativa propone reducir de 1,250 semanas a 750 semanas el requisito para obtener una pensión garantizada, y posteriormente se elevará gradualmente, en un periodo de 10 años, a 1,000 semanas. Esta acción es particularmente relevante dada la situación que prevalece en el mercado laboral, caracterizada por una elevada incidencia de informalidad, lo cual dificulta a una gran mayoría de trabajadores alcanzar la antigüedad necesaria para obtener el derecho a una pensión garantizada. Por lo tanto, la reforma permitirá incrementar más del doble el porcentaje de trabajadores que alcancen este beneficio.

En tercer término, esta reforma fortalece la pensión garantizada al incrementar el valor de la pensión de un promedio actual de 3,289 pesos (80% de un salario mínimo) a un valor promedio de 4,345 pesos, que se otorgará en función de la edad, las semanas cotizadas y el salario base de cotización, pudiendo llegar hasta el 220% del salario mínimo vigente actualmente. Con estas acciones se proyecta que la tasa de reemplazo, porcentaje que representa la pensión respecto del último salario recibido por el trabajador antes del retiro, se eleve en promedio 40% respecto de su nivel actual.

La iniciativa incluye otros elementos que, en su conjunto, contribuirán a mejorar las condiciones de vida del trabajador durante la etapa de retiro, como es la posibilidad de combinar esquemas de rentas vitalicias con retiros programados, poder hacer retiros de su ahorro voluntario sin requerir un periodo de espera (actualmente de 6 meses) y eliminar la prescripción de derechos de modo que los titulares de la cuenta individual o sus beneficiarios podrán recuperar el saldo remanente en dicha cuenta aún después de 10 años de obtener el derecho a la pensión.

Es importante señalar que la seguridad social en México, a diferencia de los esquemas en otros países, incluye entre otros, el apoyo a la vivienda, de modo que visto en su conjunto, el trabajador retirado tiene acceso a una vivienda y a una pensión por haber estado afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social, además de la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y a la atención a la salud.

Arturo Herrera titular de la dependencia indicó que este es un anuncio muy importante, es un anuncio trascendental, sobre todo por el fin último de esta iniciativa, que es mejorar las condiciones de vida de los trabajadores cuando ellos se retiren.

En la presentación participaron Carlos Aceves del Olmo, presidente del Consejo del Trabajo hoy Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, junto a Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y Ricardo Monreal que encabeza esa misma instancia en el Senado de la República.

El mensaje al respecto de la iniciativa es que se hizo un amplio esfuerzo para resolver las injusticias laborales que dejó la reforma de 1997 que en muchos casos imposibilitó pensiones dignas y asequibles para la mayor parte de los trabajadores en el país.

Aceves del Olmo aseguró que en el mundo de lo ideal y lo posible, la iniciativa representa el mejor camino para mejorar la calidad de vida de los trabajadores ante el panorama de su jubilación.

PXN.WEB /Demian Duarte