Pasión por los Negocios… La economía moral de AMLO, el diagnóstico (parte 1)

204
745

La economía moral de AMLO, el diagnóstico (parte 1)

POR DEMIAN DUARTE

Debo confesar que compre y leí el libro del presidente Andrés Manuel López Obrador “Hacia una economía moral” de manera frenética y con un ánimo un tanto ansioso, ya que se trata como usted sabe de todo un happening dentro de la historia política y periodística de nuestro país, al grado de que el jefe del poder ejecutivo asume que su más reciente escrito incluso puede servir de modelo para otras naciones que quieren dejar atrás al pernicioso y decadente modelo neoliberal.

El libro que es muy intenso en viñetas históricas y en anécdotas respecto a porque México cayó en la reina moral y económica en que lo encontramos en 2018, parte de la lógica de colocar al estado como promotor del desarrollo económico nacional y rechaza la vieja teoría de los “Chicago Boys” que proponían el fin de la historia (como referencia obvia a las tesis del materialismo histórico) y en especial a la dinámica de que sería la mano invisible del mercado la que en adelante permitiría el crecimiento económico, el desarrollo de las naciones y aún la distribución del ingreso, una rece que se aplica en México desde 1983 y que todavía a finales del 2018 (con el gobierno de Enrique Peña Nieto) se aplicaba.

En los primeros capítulos el presidente López Obrador se refiere a 2 tópicos que me parecen fundamentales en esta historia, el primero es la corrupción como la madre de todos los males en nuestro país y es donde se refiere a los casos patéticos de como desde la llegada e los españoles y Hernán Cortés, se estableció la rapiña y la violación al marco de los legal como la premisa, pasando por las prácticas del porfiriato y siguiendo con las del régimen priista, d donde se refiere a 3 personajes como continuadores de la lógica de que solo el saqueo era válido, como son Alvaro Obregón, Gonzalo N. Santos y Carlos Hánk González, cada cual con sus frases favoritas como aquella de “No hay generales que aguanten cañonazos de 50 mil pesos”, “La moral es un árbol que da moras y nadie importa” y la favorita de muchos “Un político pobre es un pobre político”.

Después les pega una repasada a los propiciados del neoliberalismo, partiendo de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari para acabar con los gobiernos del PAN y el de Enrique Peña Nieto.

López Obrador refiere en el segundo capitulo al “fracaso del modelo económico neoliberal” y señala con todas sus letras: “Es falaz afirmación de que el estado no debe promover el desarrollo y que debe abstenerse de procurar la distribución del in graso y que ha de dedicarse en exclusiva a crear las condiciones que permitan a los inversionistas hacer negocios, pensando que los beneficios se derramarán automáticamente al resto de la sociedad”.

Y en ese enfoque se refiere al también llamado por él Neoporfirismo, subrayando:  “Se pensaba que el estado solo debía garantizar el orden y no intervenir en el manejo de la economía para procurar el bienestar y la felicidad de los mexicanos porque en otras palabras era más eficiente la iniciativa privada para alcanzar el progreso y bastaba con entregar concesiones, contratos y subvenciones; dar confianza y asegurar buenos dividendos a banqueros e inversionistas nacionales y sobre todo extranjeros”.

Sin embargo Andrés Manuel aventura una tesis, que es la base de su pensamiento económico y político y que me parece muy pertinente traer a colación:

“La falla de origen consiste en pasar por alto que la simple acumulación de riqueza sin procurar su equitativa distribución produce  desigualdad y graves conflictos sociales. Es falso que si les va bien a los de arriba necesariamente les irá bien a los de abajo, como si la riqueza fuera similar a la lluvia que  primero moja las copas de los árboles y después gotea y salpica a los que están debajo de las ramas”.

En ese sentido el presidente de la República adelanta lo que es la base de la solución qué el plantea e impulsa como política de su gobierno, y es que señala: “Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo, sino lo cualitativo: la distribución equitativa del ingreso y la riqueza. El fin último de un estado es crear las condiciones para que la gente pueda construir su felicidad; el crecimiento económico y los incrementos en la productividad y la competitividad no tiene  sentido como objetivos en sí mismos, sino como medios para lograr un objetivo superior: el bienestar general de la población y preciso aún más: el bienestar material y el bienestar del alma”.

El presidente plantea 5 bases para conseguir sus objetivos: Apoyar la economía popular, fortalecer el mercado interno, impulsar proyectos para el desarrollo regional, fomentar la participación de la iniciativa privada e intensificar el comercio exterior y la captación de inversión extranjera.

La verdad decidí partir este análisis del libro “Hacia una economía moral”, del presidente López Obrador en 3 partes, porque no tiene desperdicio alguno en su diagnóstico (que es esta primera) en su visión y soluciones (que será para mañana) y en sus planteamientos de resultados y de lo que plantea el futuro (que será la del viernes), porque me queda claro que el jefe del poder ejecutivo es dueño de una visión muy clara de lo que debe hacerse para impulsar la recuperación de México, y lo ha logrado a partir de un intenso revisionismo histórico de la realidad que vive nuestro país, a raíz también de una muy buena guía de lo que son las teorías del estado de bienestar y el keynesianismo económico aplicado a la visión del estado moderno (que impulsan economistas muy prestigiados como Joseph Stiglitz y Paul Krugman (ambos premios Nobel de Economía) y finalmente a partir de un claro conocimiento de causa. No olvidemos no hay nadie mejor informado de lo que ocurre en el país que el presidente de la República y es en función de ello que hoy por hoy y con una legitima preocupación y compromiso con México y su futuro, es el presidente López Obrador quien tiene las respuestas y sobre todo la determinación de llevarlas a la práctica en sus manos.

Correspondencia a demiandu1@me.com

204 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here