Rechaza China el embargo petrolero de EU a Rusia

0
318
El presidente de China, Xi Jinping, participó en una videoconferencia con su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, y el canciller de Alemania, Olaf Scholz, sobre el conflicto en Ucrania. Su gobierno condenó ayer las sanciones unilaterales que no tienen sustento legal internacional, el 8 de marzo de 2022. Foto Xinhua

Pekín. El gobierno del presidente chino Xi Jinping rechazó ayer el embargo al petróleo ruso decretado por su homólogo estadunidense Joe Biden, y acusó que Estados Unidos critica su posición sobre Ucrania con el fin de “buscar espacio para el complot de reprimir simultáneamente a China y a Rusia”.

“Condenamos con firmeza las sanciones unilaterales que no tienen ningún sustento legal internacional”, expresó el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, en una comparecencia ante la prensa.

La política de imposición de restricciones con cualquier pretexto, subrayó, no aportarán a la paz ni a la seguridad.

Zhao rechazó de nuevo reportes del New York Times acerca del supuesto conocimiento previo de China sobre la invasión rusa a Ucrania. “Estados Unidos ha estado difundiendo desinformación acerca de China sobre la cuestión de Ucrania, con el intento de desviar la culpa, avivar la confrontación y sacar provecho del asunto. La práctica es despreciable y maliciosa” indicó.

Video: https://videos.jornada.com.mx/player/57020294/biden-veta-importacion-de-petroleo-y-gas-ruso/

China, que no condenó la invasión rusa, envió ayer ayuda humanitaria por valor 790 mil dólares al país por medio de la Cruz Roja china, informaron fuentes diplomáticas de Pekín.

Ayer, la secretaria estadunidense de Comercio, Gina Raimondo, advirtió que las empresas chinas que desafíen las sanciones a Rusia y Bielorrusia pueden ser objeto de acciones “devastadoras”.

Por su parte, la subsecretaria de Estado, Victoria Nuland, expresó al gigante asiático que ser neutral “no es una opción”.

Las prohibiciones de Estados Unidos y Gran Bretaña de importación de crudo ruso – y la presión sobre Europa para que siga el ejemplo – podrían desatar un choque de suministro equivalente a la crisis petrolera de 1979, que llevó a una grave recesión global. Vía Graphic News.