La OTAN replica su sabotaje de Europa a Asia Pacífico

0
96

Nota del editor: Pan Deng es profesor asociado del Instituto de Derecho Comparado de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China. El artículo refleja las opiniones del autor, y no necesariamente la línea editorial de CGTN.

Un «auto-empoderamiento» francamente ilegal

Como producto de la «Guerra Fría», la OTAN había mantenido a Europa en paz durante más de 40 años bajo el nombre de «organización militar defensiva colectiva regional». Es también por eso que, con la disolución del Pacto de Varsovia, también perdió la necesidad de seguir existiendo.

Sin embargo, continúa viviendo por sí misma a través de una «autoexplicación» progresiva. De la «defensa pasiva» a la «intervención activa», del «enfoque estratégico a la prevención de conflictos y gestión de crisis» a la «participación en operaciones de mantenimiento de la paz fuera de los Estados miembros», de la «defensa extrarregional» al «mantenimiento de los valores democráticos dentro y fuera de la alianza». A mediados de la década de 1990, la OTAN incluso declaró el «auto-empoderamiento» para usar la fuerza fuera de los territorios de sus Estados miembros, sin necesidad de autorización de las Naciones Unidas. Completó la transformación de una organización colectiva puramente defensiva a una organización militar ofensiva.

Es un «auto-empoderamiento» francamente ilegal. El artículo 24 de la Carta de las Naciones Unidas delega la responsabilidad principal del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales a su Consejo de Seguridad; el artículo 53 estipula que no se tomarán medidas coercitivas en virtud de los reglamentos regionales o por parte de las autoridades regionales sin la autorización del Consejo de Seguridad. En el período más tenso de la «Guerra Fría», cuando un conflicto estaba a punto de estallar, este principio fue generalmente observado por todos los países, y se convirtió en la garantía de la paz general del mundo después de la «Segunda Guerra Mundial».

Incluso el documento fundamental de la OTAN, su Convención garantiza que reafirmará su fe en los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, y reconoce expresamente que «el Consejo de Seguridad (de la ONU) tiene la responsabilidad principal de la paz y la seguridad internacionales»:

Este Tratado no afecta, y no se interpretará como que afecta de ninguna manera, los derechos y obligaciones en virtud de la Carta de las Partes que son miembros de las Naciones Unidas, o la responsabilidad principal del Consejo de Seguridad para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. (Artículo 7)

Es este tipo de «auto-empoderamiento» lo que abre la caja de Pandora. Desde 1994, la OTAN ha librado sucesivamente la Guerra de Bosnia y la de Kosovo, ha estado profundamente involucrada en las guerras dirigidas por Estados Unidos en Afganistán, Irak, Libia y Siria. Una organización defensiva que se autodefine como el «Atlántico Norte» expande temerariamente la llamada zona de «defensa» a cualquier parte del mundo que se considere. Desde el final de la «Guerra Fría», la OTAN ha desempeñado el papel de «encendedor» en varias partes, provocando la aparición frecuente de puntos críticos globales; actuando como «alborotador», lo que lleva a conflictos frecuentes en varios lugares.

Atado a un carro por mentiras

Es la OTAN, desempeñando hoy el papel de «salvadora», la que echó la raíz del caos que se ha extendido por toda Europa. Sigue acusando a Rusia de violar el derecho internacional, pero una cantidad de académicos de sus Estados miembros también admiten que las afirmaciones relevantes de Rusia son similares a la base del uso de la fuerza de la OTAN contra Kosovo, Siria y Afganistán. La cumbre de la OTAN en marzo de este año incluso pidió a China, que no es parte del conflicto, que cumpla con las normas internacionales y deje de ayudar a Rusia. Sin embargo, la propia OTAN ha olvidado que ha estado ignorando las normas básicas de las relaciones internacionales basadas en los propósitos y principios de la Carta de la ONU durante casi 30 años, abusando de las resoluciones del Consejo de Seguridad, inmiscuyéndose política y militarmente en los asuntos internos de otros países y promoviendo vigorosamente sus propios valores democráticos.

Esta retórica insostenible muestra descaradamente que el derecho internacional y el orden internacional que leen aquí no son más que una herramienta para realizar sus intenciones políticas. En nombre de la OTAN, atar a 30 Estados miembros al carro no es más que salvaguardar los intereses privados de un determinado país.

La defensa de la Unión Europea siempre ha estado estrechamente ligada a los Estados Unidos y la OTAN, lo que da como resultado que la UE básicamente no tenga autonomía de defensa en absoluto, lo que también limita en gran medida la toma de decisiones independiente de la UE. El llamado a la «independencia de la defensa europea» llegó hace mucho tiempo. Después de que el Reino Unido abandonó la Unión Europea, Francia, Alemania y unos otros países enfatizaron que la Unión debe fortalecer su independencia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó hace unos años que «la OTAN tiene muerte cerebral » y propuso que Europa debería construir su propio ejército. Por el conflicto Rusia-Ucrania tras largo estancamiento, los países de la UE que siguieron a los Estados Unidos con prisa por elegir bando no se dieron cuenta de que este país americano está utilizando dicho conflicto para activar la necesidad de la existencia de la OTAN en Europa y fortalecer su control sobre la región europea. Para evitar que la UE pierda aún más su autonomía, hemos visto que desde este junio, las actitudes de los principales Estados europeos miembros de la OTAN y los Estados Unidos en torno al tema ruso han divergido, y los países europeos están cada vez más motivados para mediar de forma independiente.

Poner a China en la misma posición de Rusia

En la próxima cumbre de la OTAN en Madrid, Rusia está destinada a seguir siendo el objeto ineludible. Pero es incomprensible que China, que está lejos del Atlántico Norte, también sea un tema importante. El 16 de junio, el secretario general Jens Stoltenberg dio rienda suelta para que la cumbre aclarará la posición sobre China por primera vez.

Descaradamente, el secretario general y el «manipulador» detrás de él están tratando de poner a China en la misma posición de Rusia, y continúan arruinando en Asia-Pacífico después de sus similares operaciones en Europa.

En los últimos 20 años, la OTAN, bajo la instigación de su jefe, ha ampliado imprudentemente su estrecha «autoseguridad» sin tener en cuenta las preocupaciones de la seguridad de Rusia. A través de cinco olas de expansiones hacia el este, la OTAN ha obligado gradualmente a Rusia a aceptar la «nueva realidad» de la geopolítica, vaciando el espacio de seguridad estratégica de Rusia. Esta es la causa raíz general del «conflicto ruso-ucraniano» actual que no se puede evitar.

Esta vez hizo lo mismo al invitar a los líderes de Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda a asistir a la Cumbre. Pensando en la pretenciosa «estrategia del Indo-Pacífico» y el AUKUS (un mecanismo de seguridad con un Acuerdo de la Alianza Trilateral de Seguridad entre los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia) que pronto comenzó a operar, la «expansión sur» de la OTAN después de su «expansión al este y al norte» parece estar lista. Su intención de probar sus límites estratégicos contra China es especialmente obvia.

Sin embargo, el conflicto ruso-ucraniano ha hecho que todos los países del mundo se den cuenta de que permitir que el «alborotador» intensifique el conflicto regional, y seguir a este «incitador» para unirse a «pequeñas alianzas» los convierte en peones que sirven a los propios intereses de su principal promotor. Al final, ninguno de los miembros regionales resulta ganador.

La base estratégica de China no necesita ser puesta a prueba. En el reciente Diálogo de Shangri-La en Singapur, que acaba de terminar hace unos días, el ministro de defensa de China lo ha mostrado claramente.