¿La moneda digital de Banxico desplazará al efectivo? Probablemente no por estas razones

Especialistas advierten que hay condiciones estructurales en México, como la informalidad, que evitarían el éxito de una moneda digital.

0
512

El Banco de México (Banxico) planea lanzar una moneda digital en 2024. Con el anuncio hecho en diciembre pasado surgió el debate y en medio de éste se coló la pregunta “¿el activo digital desplazaría al dinero en efectivo?“. La respuesta es que difícilmente lo haría y las razones son la alta tasa de informalidad que prevalece en el país y el uso anónimo del efectivo. 

La Fundación de Estudios Financieros (Fundef), un centro de investigación independiente residente en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), dio a conocer el documento “Moneda digital de banco central: ¿alternativa al efectivo o competencia a los pagos digitales”, en el cual apunta que la informalidad, donde el dinero físico es el principal medio de pago, es una limitante para el uso generalizado del eventual activo digital de Banxico.

“En el caso de México, la informalidad se ha mantenido estable los últimos 20 años en un rango entre 55% y 60% de la población económicamente activa. Este es un factor que incidirá en que el efectivo se siga utilizando en nuestro país”, refiere el documento. 

A lo anterior se suma el bajo nivel de entendimiento de la tecnología, la brecha digital y preocupaciones de privacidad.

El estudio establece que si bien la MDBC (moneda digital de banco central) será parte de la base monetaria, no está claro qué tanto vaya a sustituir al componente tradicional de este rubro que es el efectivo. La gente prefiere hoy el efectivo sobre las alternativas de pagos digitales debido a que valora algunos de sus atributos, como que su uso es anónimo y no deja huella en el sistema financiero.

Esto, dicen los expertos de la Fundef en el documento, “le facilita a la gente poder evadir acciones de fiscalización”, ya que “el banco central no tiene conocimiento de la propiedad de los billetes y monedas ni de la manera como circula”. En cambio, con la moneda digital el Banco de México “sí tendría conocimiento (de la propiedad y circulación) y eso es lo que puede inhibir su uso”.

La Fundef subraya que el marco legal neutral y completo va a ser particularmente relevante en economías en las que las monedas digitales oficiales no cambien el uso del efectivo. 

“La realidad de nuestro país apunta a que la situación anterior es altamente probable. El uso de efectivo en México es importante y parece que hay condiciones estructurales como la informalidad y un deseo por evadir la fiscalización que harán que esto no cambie”, indicaron los especialistas.

El riesgo de esto, advierte el estudio, es que la eventual moneda digital que lance Banxico no aporte más pagos digitales que los que hoy se hacen en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), Codi y en el sistema de pagos de tarjeta de crédito y débito. Es decir, que el activo digital del banco central mexicano caiga en desuso.

“La variable fundamental a entender para poder proyectar la evolución de las MDBC es qué tanto puede sustituir el uso del efectivo. En el caso de México la alta informalidad y otras características de su economía hacen que lo más probable sea que se siga prefiriendo el efectivo sobre la MDBC”, remarca el documento.

El documento de la Fundef da cuenta de que actualmente hay tres ejemplos en el mundo de países que lanzaron su moneda digital: China, Suecia y Bahamas. El Banco Central de China está haciendo una prueba piloto a gran escala para tener un equivalente digital al yuan que se llama e-CNY.

En cambio, la Reserva Federal de Estados Unidos “está en etapa de investigación y acaban de iniciar un proceso de consulta con la publicación de un documento para discusión”.

Las pruebas piloto de la moneda digital china iniciaron en 2019 en Shenzhen. “Se utilizaba una app que permitía hacer pagos a través de monederos digitales. El piloto se fue extendiendo a más lugares llegando a Shanghái. Al cierre de junio de 2021 un total de 20 millones de personas y 3.5 millones de comercios tenían monederos digitales de e-CNY”, que en conjunto procesaron transacciones por más de 5.2 mil millones de dólares.

En el caso de Suecia su divisa digital es la E-krona y en el caso de Bahamas es el Sand Dollar. En Suecia el objetivo de emitir la moneda digital fue que el Banco Central participe en el mercado de pagos dando una opción a la población que fuera segura y viable. El piloto en Suecia inició en febrero de 2020 y en Bahamas en diciembre de 2019, pero para octubre de 2020 ya era el primer país que tenía operativa la versión digital de su moneda.

El interés por las monedas digitales de bancos centrales es evidente en todo el mundo. El 2020 el Banco Internacional de Pagos (BIS) hizo un cuestionario para obtener evidencia sobre el proceso de desarrollo de proyectos de monedas digitales de bancos centrales, y encontró que 60% de los bancos encuestados ya están haciendo pruebas de concepto y el 14% pasó a la etapa de desarrollo y a pruebas piloto. “Esto indica que este proyecto es tendencia alrededor del mundo”, destaca el estudio.