Entrada en vigor de la RCEP es un gran beneficio para la economía mundial

0
47

Mientras la economía mundial se tambalea en medio de una pandemia caprichosa y un proteccionismo vertiginoso, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, siglas en inglés) presenta un beneficio valioso para un mundo sediento de una recuperación económica constante.

El pacto comercial más grande del mundo, que entró en vigor el sábado 1 de enero en China y otros nueve países, reforzará la integración regional y contribuirá a la recuperación mundial, hasta ahora accidentada.

Los 15 miembros de la RCEP, integrada por los 10 países de la ANSEA (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), Australia, China, Japón, República de Corea y Nueva Zelanda, albergan aproximadamente el 30 por ciento del Producto Interno Bruto y de la población del mundo.

Con una población enorme, una membresía diversa y un gran potencial, la implementación de la RCEP estabilizará efectivamente las cadenas regionales de suministro e industriales, revitalizará el mercado regional e impulsará el comercio y la inversión internacionales, creando así nuevos motores de crecimiento para la lenta recuperación de la economía mundial.

Con la entrada en vigor del acuerdo comercial, más del 90 por ciento del comercio de mercancías entre los miembros aprobados estará eventualmente sujeto a aranceles cero.

Además, la RCEP compensará fuertemente el impacto del proteccionismo y el unilateralismo furiosos, devolviendo el libre comercio y la cooperación multilateral a un primer plano.

En los últimos años, el unilateralismo y el proteccionismo han obstaculizado la libre circulación de mercancías en todo el mundo y han creado barreras contra el crecimiento económico mundial.

Al formar esta mega zona de libre comercio, los miembros de la RCEP han demostrado que la cooperación de beneficio mutuo sigue siendo la búsqueda compartida de la humanidad. Las prácticas de desvinculación y empobrecimiento del vecino no pueden revertir la tendencia de la globalización económica.

Como dijo el secretario general de la ASEAN, Lim Jock Hoi, el rápido proceso de ratificación de la RCEP por parte de sus diversos miembros es «un fiel reflejo de nuestro firme compromiso con un sistema de comercio multilateral justo y abierto en beneficio de los pueblos de la región y del mundo».

Además, se espera que la RCEP facilite la construcción de una economía global abierta y fortalezca la globalización.

A diferencia de las prácticas de globalización dominadas por Occidente, en las que abundan los inconvenientes que incluyen una brecha de desarrollo cada vez mayor y una gobernanza global deficiente, la RCEP presenta una apertura e inclusión notables, lo que proporciona una inspiración para los esfuerzos futuros para enriquecer la globalización económica.

El pacto cubre una amplia gama de áreas como las reducciones arancelarias, la facilitación del comercio y la apertura de servicios e inversiones, teniendo en cuenta las diversas etapas de desarrollo y las necesidades económicas de cada miembro, desarrollado o en desarrollo.

Por último, pero no menos importante, la RCEP permitirá a la región y al mundo entero compartir mejor las oportunidades del desarrollo de China.

Después de firmar el acuerdo en 2020, China tomó la delantera en su ratificación. En noviembre de 2021, China anunció que había hecho todos los preparativos para hacer cumplir la RCEP a nivel nacional y garantizar que se cumplan todas las obligaciones.

El éxito del acuerdo comercial está basado en una implementación fiel. Es de esperarse que todas las partes puedan ver el acuerdo como una oportunidad para sacar al mundo de su actual estado de angustia y marcar un cambio hacia una economía global más abierta e inclusiva que pueda beneficiar a todos.