Rusia está dispuesta a trabajar con EEUU en materia de seguridad y del Tratado START

Rusia está dispuesta a trabajar con EEUU en materia de seguridad y acerca del Tratado START, todo depende de Washington, declaró el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov.

0
224

«Estamos dispuestos, si los estadounidenses lo están, a reanudar el diálogo, así como a trabajar en el marco del START, donde también hay una pausa. Todo depende de Washington», dijo el viceministro ruso.Sin embargo, subrayó que no habrá concesiones unilaterales para Estados Unidos en materia de estabilidad estratégica por parte de Rusia

«En los últimos años hemos insistido constantemente en que no hay concesiones unilaterales por parte de Rusia y no puede haberlas.

No puede haber pasos adelante para satisfacer los ‘deseos’ de Estados Unidos», aclaró Riabkov. Agregó que Moscú lleva demasiado tiempo convencido de que Washington no le escucha y no tiene en cuenta los intereses fundamentales de Rusia. 

«No nos hemos retirado del diálogo de estabilidad estratégica con Estados Unidos. Ha sido suspendido por Washington, aparentemente bajo la ilusión de que necesitamos este diálogo más que Washington. Definitivamente no», indicó.

DefensaRevelan los planes de EEUU para abrir un laboratorio biológico en Crimea

Además, Moscú advierte a Washington de no tomar pasos imprudentes en la esfera de la estabilidad estratégica.

«Quisiera utilizar el momento para avisar a [EEUU] en contra de pasos imprudentes» en el ámbito de estabilidad estratégica, dijo en línea de la cadena rusa Canal 1.

En lo referente a las sanciones personales que Rusia prevé imponer a Occidente en represalia a las sanciones por la operación militar especial rusa en Ucrania, indicó que la lista ya está preparada.Subrayó que al elaborar las sanciones de represalia, Rusia debe «actuar con calma».

«En mi opinión, no deberíamos actuar de forma similar en cada caso concreto», afirmó.Numerosos países condenaron la operación militar que Rusia lanzó en Ucrania el 24 de febrero pasado y activaron varias baterías de sanciones individuales y sectoriales.

Por vez primera, las sanciones incluyen la desconexión parcial de Rusia del sistema SWIFT, la inmovilización de las reservas internacionales de su Banco Central y, en el caso de países como EEUU y Reino Unido, el embargo sobre la importación de petróleo ruso.

Cientos de empresas anunciaron desde finales de febrero la decisión de suspender sus negocios en y con Rusia.

Por su parte, el Gobierno de Rusia amplió su lista de «países poco amistosos», al añadir en esta a los que se sumaron a las sanciones en su contra.