Gobierno peruano califica derrame de petróleo como el peor desastre ecológico de los últimos tiempos en Lima

0
107

Al pasar los días, el derrame de petróleo que afecta la costa peruana ha adquirido mayores dimensiones, pues se trataría del peor desastre ecológico acontecido en años. 

Especies animales severamente afectadas, playas manchadas de negro y un panorama sombrío y devastador, es el resultado del derrame de crudo en el mar de Ventanilla, frente a la costa norte de Lima, acontecido la tarde del sábado 15 de enero. 

En un inicio, la operadora de la refinería La Pampilla, la petrolera Repsol, indicó que se trató de un derrame de apenas siete galones de petróleo al mar, luego que un oleaje anómalo afectara la descarga desde un buque de bandera italiana que contenía un millón de barriles crudo. No obstante, tras varios días en que numerosas autoridades peruanas, entre alcaldes, fiscales, congresistas, personal de limpieza de Repsol y hasta ecologistas, llegaran a evaluar la zona evidentemente más afectada, las playas de Costa Azul, Bahía Blanca y Cavero; ya no se trataría de un incidente menor, sino de un vertido al mar de más de seis mil barriles de petróleo, tal como lo ha asegurado el propio Ministro del Ambiente, Rubén Ramírez. 

Lo que parece tener ya a estas alturas tintes de un desastre ecológico mayor, contrasta con el aparente poco esfuerzo desplegado por la operadora responsable para limpiar y descontaminar el mar, y la lenta reacción de las autoridades peruanas, que después de cuatro días han decidido ordenar la suspensión de las operaciones de la refinería La Pampilla, hasta que se conozcan las causas del desastre. 

Según el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, son por lo menos 18.000 metros cuadrados de playa los que han sido afectados por el derrame. Nosotros hemos podido constatar la afectación a la fauna marina, que aumenta cada día en la medida que el mar devuelve a sus orillas numerosas especies muertas.

Hacia el final de la tarde del miércoles, el presidente Pedro Castillo sobrevoló en helicóptero la zona afectada por el derrame y constató la dimensión de los daños ocasionados. Por el momento, el mandatario peruano no se ha pronunciado al respecto.

Según ecologistas peruanos, para tener una idea de la magnitud de este desastre, el total del petróleo derramado serviría para llenar el tanque de 25.000 autos aproximadamente, con lo cual los peores daños estarían aún por conocerse.