El Consejo de Seguridad de la ONU celebra una reunión para discutir los biolaboratorios de Ucrania

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso instaron esta semana a Washington a aclarar qué tipo de actividad se estaba llevando a cabo en esas instalaciones, financiadas por el Departamento de Defensa de EE.UU.

0
192

Rusia solicitó celebrar este viernes una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la actividad militar biológica de EE.UU. en territorio de Ucrania, después de que el Ministerio de Defensa ruso denuciara el pasado domingo la existencia en ese país de laboratorios donde se habrían venido desarrollando componentes de armas biológicas.

El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, declaró durante la sesión que durante la operación militar del país en Ucrania salieron a la luz «unos hechos verdaderamente perturbadores sobre la limpieza urgente por el régimen en Kiev de huellas de un programa militar-biológico, realizado por Kiev con el apoyo del Departamento de Defensa de EE.UU.»

Indicó que el Ministerio de Defensa de Rusia obtuvo documentos que confirman que «en territorio de Ucrania se formó una red de al menos 30 laboratorios» en los que se realizaban «experimentos biológicos extremadamente peligrosos, destinados al aumento de características patógenas de la peste, el ántrax» y otras enfermedades mortales.

De acuerdo con las palabras de Nebenzia, los resultados de las investigaciones fueron enviados a centros biológicos militares en EE.UU., que previamente habían desempeñado un papel clave en el programa de desarrollo de armas biológicas.

En ese contexto, el representante ruso ante la ONU proporcionó detalles del proyecto UP-4, que se llevó a cabo en biolaboratorios de Kiev, Járkov y Odesa con el objetivo de estudiar la probabilidad de transmisión de infecciones peligrosas a través de aves migratorias. En el marco de otro proyecto, se investigaron murciélagos como medios de transmisión de infecciones. Mientras, EE.UU. financiaba activamente estos y otros proyectos biológicos en Ucrania.

La subsecretaria de Estado de EE.UU., Victoria Nuland, reconoció este martes que en Ucrania hay laboratorios biológicos cuyo contenido Washington quisiera ocultar a Moscú. Al mismo tiempo, Nuland rechazó las afirmaciones de Rusia de que Kiev haya desarrollado armas biológicas y calificó esa denuncia de «clásica técnica rusa para culpar a cualquier otro tipo por lo que planean hacer ellos mismos».

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, declaró este miércoles que Rusia insta a EE.UU. a aclarar qué actividad se estaba llevando a cabo en esos biolaboratorios, financiados por el Departamento de Defensa estadounidense. En ese contexto, Zajárova descartó «cualquier uso pacífico en los programas biológicos en Ucrania».

Asimismo, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov, afirmó este jueves que, según documentos descubiertos, EE.UU. planeaba investigar en 2022 en Ucrania patógenos de aves, murciélagos y reptiles para luego estudiar la posibilidad de transmitir la peste porcina africana o el ántrax a través de ellos.

Mientras, la directora de Inteligencia Nacional de EE.UU., Avril Haines, declaró este jueves que poco más de doce laboratorios biológicos funcionan en Ucrania para asegurar la biodefensa del país. En cuanto a la participación de Washington en el funcionamiento de estas instalaciones, Haines admitió que «el Gobierno de EE.UU. presta asistencia o, al menos, la ha prestado en el pasado […] en un contexto de bioseguridad». «Es algo que hemos hecho globalmente con una variedad de países», afirmó.