Discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador en la reunión con autoridades de Guelatao de Juárez, Oaxaca

0
104

Amigas y amigos de Guelatao y de pueblos de la sierra norte de Oaxaca:

Ciudadana presidenta municipal, Consuelo Santiago García, presidenta municipal de Guelatao de Juárez:

Hoy, en su pueblo, en su sierra, recordamos de nuevo con admiración y cariño al presidente Benito Juárez García.

En cualquier tiempo, pero más en época de transformación, es imprescindible recurrir a la sabiduría y experiencia del mejor presidente que ha tenido México en toda su historia.

Sus frases son grandes consejos.

Cuando los liberales estaban enfrentando a los conservadores en la Guerra de Reforma, Juárez, lleno de optimismo, decía: “Es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe”. Y también recomendaba que al retrógrada “que no quiere oír es preciso hablarle recio y seguido”.

Cómo olvidar que cuando los conservadores resultaron derrotados en la Guerra de Reforma y fueron a traer al príncipe Maximiliano para tratar de imponer, con el ejército francés, una monarquía espuria en nuestro país, Juárez no dejó de alentar al pueblo en defensa de la patria y reafirmaba que México era “tan libre, tan soberano, tan independiente, como los más poderosos de la tierra.” Y siempre manteniendo en alto la bandera de la dignidad, sostenía “que el enemigo nos venza y nos robe, si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar un atentado entregándole voluntariamente lo que nos exige por la fuerza. Si la Francia, los Estados Unidos o cualquier otra nación se apodera de algún punto de nuestro territorio y por nuestra debilidad no podemos arrojarlo de él, dejemos siquiera vivo nuestro derecho, para que las generaciones que nos sucedan lo recobren. Malo sería dejarnos desarmar por una fuerza superior; pero sería pésimo desarmar a nuestros hijos privándolos de un buen derecho que, más valientes, más patriotas y más sufridos que nosotros, ese derecho lo harían valer y sabrían reivindicarlo algún día.”

Aun cuando en el pensamiento de la época de los liberales no era tan relevante la necesidad de la intervención del Estado, del gobierno, en beneficio de los pobres, como sucedería a partir de la Revolución Mexicana, el presidente Juárez sí sabía que poco podían esperar los humildes de los potentados; en 1865 afirmaba: “Los ricos y los poderosos no sienten, ni menos procuran remediar las desgracias de los pobres… Podrá suceder que alguna vez los poderosos se convengan en levantar la mano sobre un pueblo pobre, oprimido, pero eso lo harán por su interés y conveniencia. Eso será una eventualidad que nunca debe servir de esperanza segura al débil”.

Por eso es un gran orgullo poder decir, aquí en la tierra del Patricio, que vivimos tiempos de legalidad, soberanía y libertad, pero también son tiempos de lucha por la igualdad y la justicia.

Recuerdo que hace un año, aquí, como homenaje al presidente Juárez, me comprometí a que la pensión universal para adultos mayores se entregaría a partir de los 65 años y se incrementaría gradualmente hasta llegar al doble al inicio de 2024.

Ahora vengo a decir que estamos cumpliendo: en la actualidad hay 10 millones 163 mil adultos mayores que están recibiendo su pensión porque es un derecho universal; desde el anuncio de marzo del año pasado se inscribieron 2 millones 300 mil adultos mayores de 65 y 67 años; asimismo, desde entonces a la fecha, la pensión bimestral pasó de 2 mil 700 a 3 mil 850 pesos, 35 por ciento de incremento; pero no solo eso, todos los Programas de Bienestar se han ampliado y este año recibirán beneficios directos, 25 millones de familias mexicanas. En otras palabras, el 70 por ciento de las familias del país reciben, cuando menos, un apoyo del presupuesto nacional; y en los estados más pobres, como Chiapas, Guerrero y Oaxaca, ya están siendo atendidos el 100 por ciento de los hogares de esos tres estados.

Habitantes y autoridades de Guelatao y de la sierra norte; aun cuando no pueda estar presente mañana, que es el día de su natalicio, vengo a reafirmar mi lealtad al presidente Juárez, a Oaxaca y al pueblo de México. Regresaré el año próximo para seguir informándoles sobre nuevos logros conseguidos entre todos y desde abajo; pero no duden en saber que, mientras lo decida el pueblo, lo quiera el Creador y me lo permita la naturaleza, seguiré cumpliendo mi encomienda de velar por el interés del pueblo y de la nación, y continuaré dedicando mi mayor esfuerzo a atender a los más desprotegidos, pobres y marginados de México.

Antes de terminar, quiero informar que recibí un documento de cómo se ejercieron en Guelatao un poco más de 50 millones de pesos para beneficio de este pueblo histórico.

También quiero informarle a la maestra Consuelo Santiago García, descendiente, familiar de Benito Juárez García, que vamos a seguir apoyando en Guelatao y en todos los municipios de la sierra norte; vamos a dar respuesta a sus peticiones, vamos a seguir construyendo los caminos que hacen falta, vamos a atender lo de la comunicación de la Cuenca del Papaloapan a Oaxaca, nos falta esa carretera. Ya se está trabajando en la carretera de Oaxaca a Puerto Escondido, en la carretera de Oaxaca al Istmo, falta la carretera de Oaxaca a Tuxtepec, que se construya de nuevo con un trazo que permita hacer menos tiempo.

Y también he recibido la petición de ampliar la carretera de Oaxaca a Guelatao, a Ixtlán; vamos revisar el proyecto porque es una carretera angosta, con barrancos y ya también con construcciones, vamos a ver si podemos ampliar algunos tramos donde sea posible hacerlo.

Y algo que sí quiero comprometer y que ojalá podamos inaugurar en el tiempo que te quede como presidenta, vamos a hacer un camino, como un andador, una senda, el camino de Benito, el camino real, al camino que él siguió para ir a Oaxaca cuando se fue a estudiar y a trabajar a Oaxaca, porque es todo un símbolo de cómo con el esfuerzo, con el deseo de superación, se puede salir adelante, él nos dio ese ejemplo también.

Entonces, sería extraordinario tener ese camino, una vereda nueva, bien construida para caminar, para correr, para la bicicleta, un camino muy bello con árboles flor en todo el trayecto, en homenaje a Benito Juárez. El camino de Benito. Lo vamos a iniciar lo más pronto posible. Nos van a ayudar, para que con todos los pueblos, gobiernos municipales, delegaciones, nos vayan indicando cuál es el camino, también historiadores de Oaxaca y gente mayor para ir haciendo este sendero y que pueda haber peregrinaciones cívicas desde Oaxaca a Guelatao. Antes de que yo termine, si así lo decide el pueblo, la ciencia, la naturaleza, el creador, pues voy a venir a una peregrinación desde Oaxaca hasta Guelatao.

Podemos, en ese sendero, tener hospedaje, miradores, porque es una zona muy bella de bosques, el que quiera hacerlo en un día lo puede hacer, el que quiera hacer en dos días, lo mismo y venir aquí. E ir a la laguna, que muchos no conocen la laguna, porque se dice que estando Juárez a la orilla de la laguna, se desprendió un pedazo de tierra, otros dicen que fue una canoa, el caso es que llegó, ya sea en esa isla flotante o en la canoa, hasta el centro de la laguna y vino un viento fuertísimo, y se acostó, Juárez niño para protegerse y pasó el viento y luego regresó a la orilla. Por eso se dice que los conservadores le hicieron “lo que el viento a Juárez” al país.

Nos van a seguir haciendo “lo que el viento a Juárez” los conservadores.

Muchas gracias, amigas y amigos.

Guelatao, Oaxaca, 20 de marzo de 2022