Cómo dirigirse hacia la cooperación global

- Las vacunas de COVID-19 ofrecen esperanza, pero siguen existiendo fracturas globales. - La cooperación mundial es necesaria para la recuperación de hoy y la resiliencia de mañana. - Un nuevo conjunto de principios rectores exige dar prioridad a la paz y la seguridad, la equidad y la sostenibilidad.

0
148


El despliegue de las vacunascontra el COVID-19 trae consigo la esperanza de que el ataque del virus cese pronto, pero el mundo inestable en el que surgió el virus permanece. De hecho, aunque muchas de las vacunas están demostrando una eficacia milagrosa, corren el riesgo de exacerbar las fricciones y las líneas divisorias geopolíticas preexistentes. Ya se han comparado las vacunas con los activos militares por su capacidad para reforzar el poder y la influencia de un país, y existe la preocupación de que las desigualdades mundiales se acentúen cada vez más, ya que las economías en desarrollo no forman parte de la primera ronda de distribución de vacunas y tienen limitaciones fiscales para responder a las crisis económicas.

El hecho de que los medicamentos de vanguardia se consideren a través de una lente geopolítica competitiva no debería, por desgracia, sorprender. Al igual que la economía mundial, la salud pública se ha convertido en un espacio en el que la fricción ha superado a la cooperación. Esta evolución forma parte de una erosión mayor de los marcos de cooperación posteriores a la Guerra Fría. El pasado otoño, el Secretario General de la ONU, António Guterres, comentó la fragmentada respuesta mundial a la pandemia de coronavirus y dijo que el mundo había «fracasado esencialmente» en lo que respecta a la «cooperación, unidad y solidaridad».

https://es.weforum.org/events/the-davos-agenda-2021