Las quejas eran notorias de parte de consejeros, militantes y del propio presidente del partido político: Javier Lamarque.

Por Demian Duarte

El consejo político de Morena en Sonora determinó remover del cargo como secretaria de Finanzas de ese Instituto Político a Alma Delia Limón Moreno por presuntas irregularidades en el manejo de las finanzas, que incluyen uso discrecional, desempeño irregular y la promoción de su imagen personal para hacer proselitismo, así como el manejo de noticias falsas respecto al manejo de pagos a diversos proveedores, como es el caso de los medios de comunicación.

Así lo confirmó Javier Lamarque Cano, presidente del Consejo Estatal de Morena, quien dijo que todo esto se delimitó en una asamblea virtual, que fue avalada por la Comisión de Honor y Justicia del partido a nivel nacional, reunión en la que además se determinó nombrar a Adolfo Salazar Razo como secretario general de Morena en Sonora.

Jacobo Mendoza Ruíz, presidente el Comité Directivo Estatal morenista confirmó también los hechos y señaló que el desempeño de Alma Limón como encargada de la tesorería y finanzas llegó a limites increíbles, pues paralizó las actividades de organización y estructura por concentrar los recursos en sus fines personales.

Morena, de acuerdo con la información de financiamiento público emitida por el Instituto Estatal Electoral, percibió 71 millones de pesos en el periodo que corresponde de 2018 a la fecha, y de hecho es el partido político que mayor financiamiento público percibe en Sonora al haberse convertido en la principal fuerza política del estado tras las elecciones del 2018.

Alma Limón durante su gestión como secretaria de Finanzas ejerció 7 millones 370 mil 505 pesos en 2018;  31 millones 710 mil 396 pesos en 2019 y en el actual periodo tenía a su cargo un presupuesto de 33 millones 172 mil 574 en 2020.

Javier Lamarque Cano enfatizó que había señalamientos e inconformidad por el desempeño de Alma limón desde su ingreso a la secretaría de finanzas, en sustitución de la actual diputada local Griselda Soto, y estas quejas eran notorias de parte de consejeros, militantes y del propio presidente del partido, quien llegó a señalar que  su propia tesorera le impedía totalmente operar financieramente, lo que al final impedía el desempeño de las actividades políticas, administrativas, de afiliación y demás movimientos normales en la vida interna de un partido en el periodo en que no hay elecciones.

“Todo es a nivel de presunción, se tiene que comprobar y la vamos a auditar, sin embargo los señalamientos van desde desempeño irregular a uso discrecional de los recursos, opacidad en su manejo, omisión en la presentación de informes financieros, promoción de su imagen personal con fines electorales, realización de seminarios de capacitación con el objetivo de pagar y beneficiar a sus allegados y otros más como el manejo de informaciones falsas para perjudicar a terceras personas”, acotó el también diputado federal.

Lamarque Cano comentó que incluso el manejo de informaciones falsas respecto a convenios con representantes de los medios de comunicación fue también uno de los temas a discusión, aunque en ese caso se trató de documentos falseados.

“Más allá de eso hay señalamientos con evidencias físicas, como facturas y actividades no autorizadas ni por el Consejo Político, ni por la dirigencia estatal, razones por las que el Consejo determinó removerla, en virtud de que fue el mismo Consejo el que la nombró, entonces ahora solo esperamos que la nueva titular del área, Yovanna Morales sea ratificada por el Comité Ejecutivo Nacional, al igual que Adolfo Salazar en la Secretaría General para que entren en funciones”, subrayó Lamarque Cano.

La reunión de Consejo Político votó el caso de la remoción de Alma Limón por 39 votos contra 4, para proceder al nombramiento de Yovanna Morales y la destitución de Alma Limón, mientras que el nombramiento de Adolfo Salazar fue de 39 votos a 6; la reunión de Consejo tuvo un total de 55 asistencias de un total de 68 integrantes del máximo órgano de dirección de Morena, lo que le da plena validez al proceso interno.

Javier Lamarque Cano manifestó que incluso a partir de esas decisiones ha habido intentos de la parte afectada de inconformarse, argumentando cosas absurdas como violencia política en su contra, o que se decidió en acuerdo mayoritario omitir la lectura de la acta anterior, por lo que pidió a Alma Limón entender que la mayoría del Consejo ya no le quiere ahí y que por lo tanto se le perdió la confianza, razón por la que fue removida del cargo.

El presidente del Consejo Estatal de Morena dijo que Alma Limón con su actitud y malos manejos inmovilizó financieramente a Morena por lo que advirtió que se le auditará profundamente, proceso al que podrían seguir denuncias penales y otras medidas respecto a la permanencia de la ahora extesorera como militante de ese partido político.

“Yo estoy de acuerdo con esas decisiones y vote para removerla”, acotó.

“Lo que se tiene que entender es que estamos obligados a movilizar a Morena y hacerlo funcional para lo que sigue, porque dentro del proceso político por arrancar tenemos retos formidables”, acotó.

PXNWEB.COM /Demian Duarte