La activista participó en la apertura del Foro Económico Mundial, donde habló sobre las emisiones de dióxido de carbono y los problemas medioambientales.

Greta Thunberg llevó un claro mensaje a la élite empresarial reunida en Davostodos hablan del cambio climático, pero nadie hace nada.

Su aparición en la apertura del Foro Económico Mundial fue una llamativa señal de que el debate sobre cómo detener el calentamiento de la Tierra se ha establecido en los círculos empresariales. 

Sin embargo, solo un puñado de ejecutivos de las industrias del petróleo, el gas y el carbón, que son los principales responsables del calentamiento del planeta, asistieron al panel en el que Thunberg habló este martes.

“El clima y el medioambiente es un tema candente en este momento, gracias a la presión de los jóvenes”, afirmó Thunberg, de 17 años, en el centro de esquí suizo, donde se reúnen alrededor de 3 mil líderes empresariales y políticos cada año. 

“No se ha hecho prácticamente nada, ya que las emisiones globales de dióxido de carbono no se han reducido”.

Las palabras de la activista sueca se escucharon en momentos en que el Foro Económico Mundial se pone en guardia respecto del cambio climático. 

Este año, y por primera vez desde que se tenga registro, los riesgos ambientales se encuentran entre las cinco principales preocupaciones a largo plazo del grupo, mientras que los ejecutivos empresariales afirman que están cada vez más preocupados por los temas ambientales. Pero los jóvenes activistas en Davos señalaron que nada de esto es suficiente.

Thunberg está dando relevancia a la cumbre en Davos, que durante años ha sido blanco de críticas por ser considerada, en gran medida, un patio de juegos para multimillonarios donde los ricos debaten entre ellos sin escuchar voces externas. 

Este día, la sala estaba llena en este primer panel de las 8:30 horas locales con jóvenes activistas, algo relativamente inusual para un evento sobre cambio climático en Davos.

Varios ejecutivos tuvieron que pararse al fondo de la sala, lo que llevó a los organizadores a disponer más sillas. El debate sobre el cambio climático está obligando a ejecutivos de todo tipo de sectores a responder a las demandas para detener las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

La marcha de tres días

Esta jornada, cientos de activistas climáticos llegarán a Davos a pie después de una marcha de tres días por los Alpes suizos. Los manifestantes se reunirán en el centro de esquí y organizarán una manifestación para pedir el fin del Foro Económico Mundial. 

Las empresas que han asistido al evento durante las últimas cinco décadas tienen una gran responsabilidad por la crisis climática actual, señalan los activistas.

Thunberg instó a las compañías, los gobiernos y los medios a escuchar a los científicos. Mencionó una investigación de 2018 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) que concluyó que el presupuesto de carbono -la cantidad que se puede liberar para seguir manteniendo limitado el calentamiento global en un nivel específico- es de 340 gigatoneladas de dióxido de carbono y que, con los actuales niveles de emisión, desaparecerá en menos de ocho años.

“Desde el verano pasado, he estado repitiendo estas cifras una y otra vez en todos los discursos”, sostuvo. “Sé que no quieren hablar de esto. Les aseguro que continuaré repitiendo estas cifras hasta que lo hagan”.

Fuente: BLOOMBERG /JAVIER BLAS Y LAURA MILLAN LOMBRANA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here