Demian Duarte, corresponsal

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que el año 2019 representó un pico en materia de violencia, y aceptó que fue el año más violento por el volumen de homicidios dolosos, sin embargo señalo que se trata de la “resaca” de una mala estrategia de seguridad pública implementada por los gobiernos del PAN y el PRI.

“Nosotros trabajamos todos los días para bajar la incidencia delictiva, los delitos federales disminuyeron, no voy a polemizar, hay una estadística y debo decir que no hemos podido disminuir como queremos el número de homicidios pero los vamos a lograr, pero si disminuyó el robo de vehículos y el robo a autotransporte”, anotó.

“Tenemos que meternos más, pero nos tocó la resaca de una política equivocada en materia de seguridad.

Lo que hacemos es seguirnos aplicando. Estamos sobre eso en cada caso y sabemos lo que sucede en todos lados”, resaltó el presidente. 

López Obrador dijo que hay días buenos y días malos, y que por ejemplo al inicio de semana se reportaron 66 homicidios con 14 estados en los que no se presentó uno solo, entre ellos Sonora.

No obstante dijo que el martes 21 de enero fue un día de los considerados malos con 93 homicidios, aunque hubo 10 estados donde no se registró ninguno, entre ellos también apareció Sonora.

“Lo que sí es que tenemos una ventaja respecto a los otros gobiernos, porque nosotros no permitiremos la complicidad”, planteó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here