El mandatario condenó los actos violentos de una organización campesina que atacó a miembros de la comunidad LGBTTTI en Bellas Artes por considerar a la obra como «ofensiva».

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este miércoles con respecto a la pintura gay de Emiliano Zapata que los artistas tienen libertad y que no debe haber censura, por lo que llamó a los familiares del caudillo a dialogar y alcanzar un acuerdo al respecto.

El mandatario condenó la violencia que se generó el martes por parte de organizaciones campesinas en contra de personas de la comunidad LGBTTTI, luego de que catalogaron la pintura como “ofensiva”.

“Los artistas tienen toda la libertad y no puede haber censura”, dijo el presidente. “Es un asunto especial y lo reprobable es que estas diferencias se quieran resolver con el uso de la fuerza. ¿Qué es eso de entrar a Bellas Artes y golpear?”, añadió.

López Obrador descartó que las acciones violentas de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), quienes irrumpieron en el Palacio de Bellas Artes, se deriven de la inconformidad de la familia Zapata con respecto a la pintura. “Ellos lo hicieron por decisión propia”, dijo.

El presidente pedirá a la Secretaría de Cultura que se hable con el artista Fabián Cháirez, autor de la obra y con los familiares de Emiliano Zapata para alcanzar un acuerdo, luego de la inconformidad expresada al respecto.

“Hay que escuchar a la familia, escucharlos a todos y llegar a un acuerdo. No prohibir”, dijo. “Que haya diálogo, pero lo que no puede haber es violencia. La condeno”, añadió.

La obra, foco de múltiples críticas, muestra al líder de la Revolución Mexicana desnudo y montado sobre un caballo, usando zapatillas y un sombrero rosa.

Forma parte de la muestra Emiliano Zapata después de Zapata que se inauguró el 27 de noviembre en Bellas Artes y que contó con la curaduría de Luis Vargas, en el marco del Año del Caudillo del Sur.

El 9 de diciembre, familiares y descendientes de Emiliano Zapata anunciaron que emprenderán acciones legales contra el pintor, la Secretaría de Cultura y el Palacio de Bellas Artes, por considerar que el artista denigró al icono revolucionario al pintarlo con zapatillas y sombrero rosa.

Fuente: El Financiero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here