VORTICE… En Síntesis

0
64

Los 4 años de gobierno de Claudia Pavlovich

Por: Brisa Retano

El reto de una mujer frente a un estado gobernado históricamente por hombres no es cosa menor, Claudia Pavlovich Arellano es como bien sabemos la primera mujer en gobernar Sonora. Fue impulsada por el PRI, el mismo partido que llevó a su madre ser dos veces alcaldesa, primero por Magdalena, luego por Hermosillo; también el Revolucionario Institucional las llevó a ambas al Senado de la República.

Claudia Pavlovich nació y creció envuelta por la fina política, fue preparada ella y su hermana Alicia, para figurar en los principales puestos de elección popular. 

Entre las características de la actual gobernadora es que sabe ser paciente y sabe esperar su mejor momento. Hoy a 4 años de su gobierno no se puede decir que el mejor momento ya pasó, creo que aún tiene el mayor de los retos y únicamente será posible si ella y su equipo saben coordinarse con la federación y con la nueva forma de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Claudia Pavlovich sabe hacer política, y sabe que no es únicamente un bonito vestido, o unas uñas bien cuidadas. Ella conoce los principios y el manejo de la administración pública, no obstante, los tiempos que hoy le tocan no son nada fácil, sin embargo a principio de su mandato se le otorgó todo el apoyo necesario y no hubo Secretario de Estado que no acudiera a Sonora, pues como nunca los vimos desfilar cada semana por Palacio de Gobierno.

En su discurso alguna vez la escuché decir que “nadie le quitaría el gusto de ser la primera mujer en gobernar Sonora”, que con eso ella se quedaba, y sí, nadie le quitará ese gusto y ese orgullo. 

Sin escatimar los logros de Pavlovich Arellano, reconocemos el avance de la mujer al frente de los puesto de elección popular y el impulso que a ello se le a dado, sin embargo, la situación de violencia en contra de las mujeres en este estado es algo que ella en carne propia a sufrido, pues no se le reconoce sus logros como propios y se ha manejado invariablemente la sombra de el ex-gobernador Beltrones como la figura que la respalda.

Lo anterior significa que ser mujer en Sonora tiene su dificultar para ganar la titularidad en espacios que históricamente eran dominados por los hombres, y en este sentido no son únicamente los hombres los que ningunean la valía de las mujeres, sino las mismas mujeres.

La gobernadora se abrió paso en el 2015 y ganó las elecciones frente a dos grupos políticos: el primero, conformado por panistas, y el segundo, por priistas simpatizantes de Ernesto “El Borrego” Gándara. Luego enfrentó un estado saqueado por una administración panistas encabezada por Guillermo Padres, a la que aun hay cuentas pendientes por saldar, para ello, creó una fiscalía anticorrupción de la que actualmente ya no se escucha nada, de nada.

Claudia Pavlovich fue más que solidaria con su amigo el ex-alcalde Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, a quien apoyó con todo para que la capital de Sonora saliera de la dinamitada situación que había dejado Alejando López Caballero. También la gobernador puso un especial énfasis a las carreteras alimentadoras de Sonora, para lograr una equidad en el desarrollo económico de las diferentes regiones, sin embargo, el gobierno de Enrique Peña Nieto le quedó a deber la carretera principal con la que unirían puntos estratégicos para detonar mayormente el estado.

La Mega-Región es otro de los puntos fuertes que puede presumir su administración, con ello se ha logrado captar inversiones importantes entre Arizona y Sonora, pero la situación que se ha desarrollado de inseguridad y de migración del lado mexicano han sido dos elementos que han venido a empañar la buena amistad entre estos dos estados fronterizos.

Para Claudia Pavlovich y su equipo quedan dos años frente a la administración de un estado, que bien los pueden aprovechar coordinándose de manera favorable con el gobierno federal y los municipios, con el sólo objetivo de llevar lo más que se pueda y sacar al estado avante. Es tiempo de conciliar, y es tiempo de  demostrar la madurez política y las ganas de servir a un pueblo ávido de obtener los mejores resultados.

Sin tintes políticos, sin resentimiento, en unidad y con toda la buena disposición,  es tiempo de trabajar por Sonora.

El Sol sale.

Correspondencia: brisarz@me.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here