A petición del entonces presidente de Sony, Masaru Ibuka, se creó en 1979 un dispositivo cuyo nombre fue sinónimo de ‘música portátil’ hasta en diccionarios.

El 1 de julio de 1979 un dispositivo portátil revolucionó la manera de escuchar música en el mundo.

Se trata del Walkman de Sony, un dispositivo creado para reproducir cassettes que permitía llevar tu música a donde quisieras y sin que nadie más la escuchara. Todo un hito en la forma de escuchar canciones.

Si bien ya existían los radios portátiles, el Walkman era único en su tipo. 

El radio portátil creado en 1950 fue el primer dispositivo que literalmente ponía la música en las manos del usuario. Pero pese a ser un dispositivo barato, la calidad del sonido nunca se asemejó a la que proveía un cassette reproducido en el estéreo de un hogar y desde luego en el Walkman.

De acuerdo con datos del sitio oficial de Sony, la creación del Walkman fue idea de quien entonces era presidente de Sony: Masaru Ibuka. Él era un amante de la música que viajaba de manera frecuente por el mundo. Cuando mandó crear un dispositivo de música portátil fue lanzado el Sony TC-D5, pero era demasiado pesado e incómodo para ser llevado en largo viajes internacionales.

Ibuka encargó la creación del Walkman a Kozo Ohsone, y no necesariamente se necesitó de la creación de nuevos componentes y piezas, sino que todo ya había sido probado en otros dispositivos de hogar y en prototipos.

La creación del Walkman se basó en gran medida en una grabadora portátil creada un par de años atrás llamada ‘Pressman’, que era muy común entre periodistas. Kozo Ohsone, responsable de ese dispositivo, puso a su staff a trabajar en ideas para convertir a dicha grabadora en un reproductor de música.

El primer prototipo de Walkman que le fue entregado al jefe de Sony requería grandes audífonos y baterías muy pesadas. Seguía siendo un dispositivo incómodo aunque impresionó a Ibuka al utilizarlo. De ahí, se encargó de poner todo el esfuerzo y los recursos de la firma en perfeccionar ese dispositivo y llevarlo al mundo comercial.

Una vez que se tenía un aparato útil para la idea que tenía Ibuka, se debía trabajar en un nombre adecuado y una imagen que reflejara la idea de escuchar música de buena calidad sin necesidad de estar en un lugar fijo.

Un grupo de publicistas liderado por Toru Kohno fue el responsable del nombre y logo del dispositivo, en el que las letras de ‘Walkman’ aparentan estar en movimiento con un par de piernas en cada letras ‘A’.

De acuerdo con Sony, algunos factores que influyeron en el nombre fue la popularidad de Superman en aquellos años en Japón y derivado de que se había construido con base en la tecnología de ‘Pressman’.

Uno de los aspectos en los que más se trabajó fue en la idea de crear un aparato que además de reproducir pudiera combinar la opción de grabar, una característica que finalmente no fue incluida en el primer Walkman.

Los dueños de los retailers no tenían mucha confianza en vender un aparato para cassette que no grabara, ya que ese había sido el éxito del anterior aparato de su tipo (Pressman). De cualquier manera, Ibuka y su equipo decidieron lanzar un primer lote de 30 mil Walkman para Japón, considerando que en ese país se vendían alrededor de 15 mil grabadoras al mes.

El 22 de junio de 1979 se anunció que el 1 de julio de ese año finalmente sería lanzado a la venta el primer Sony Walkman. El costo del dispositivo fue de alrededor de 33 mil yenes de la época, alrededor de 150 dólares de acuerdo con Sony. El precio parecía accesible por tratarse de un gadget tan innovador. El primer mercado fue Japón y durante el mes de julio fueron vendidos apenas 3 mil Walkman.

Entonces vino una intensa campaña de marketing y la llegada del dispositivo a Estados Unidos en agosto. Dicha campaña consistió en poner al dispositivo en las manos de bailarines, ciclistas y patinadores para reflejar la idea de movimiento y portabilidad del Walkman.

El producto se agotó para antes de que terminara el mes, ahí comenzó una de las más exitosas historias de Sony. El Walkman se volvió el dispositivo más ‘cool’ entre los jóvenes japoneses y estadounidenses y su expansión a nivel global se dio de manera gradual en los siguientes seis meses.

La llegada de Walkman a otros países fue todo un acontecimiento aunque algunos retailers buscaban nombres que, creían, eran más adecuados. En Reino Unido se propuso llamarle ‘Stowaway’ mientras que en Suecia le quisieron poner ‘Freestyle’. Algunos distribuidores estadounidenses tenían planeado llamarle ‘Soundabout’, pero las propuestas finalmente no fueron escuchadas por Sony.

Para entonces el Walkman era del dispositivo que todo aquel turista que visitaba Estados Unidos y Japón quería traer a su regreso, por lo que el éxito en otros países fue inmediato a su llegada.

Reflejo de ese éxito se derivó de la aparición de dispositivos similares creados por otras marcas. Un ejemplo fue Stereobelt, un aparato alemán que era demasiado costoso y grande para ser portátil. «Cualquier aparato con audífonos y reproductor de cassettes portable era llamado ‘Walkman’ por los usuarios, aunque no fuera de Sony”, cuenta la firma en su sitio web.

En 1981, la palabra ‘Walkman’ fue añadida al diccionario ‘Le Petit Larousse’ como sinónimo de ‘Headphone stereo’ o estéreo con audífonos. En 1986 sucedió lo mismo con el Oxford English Dictionary.

El Walkman tuvo tal éxito que se seguía vendiendo a pesar de la aparición del Disco Compacto (CD). Sony creó en 1984 el Discman y con ambos dispositivos la marca se mantuvo en la cima del mercado de música portátil a nivel global durante décadas.

De acuerdo con Sony, para 1989, 10 años después de su lanzamiento, el total de Walkmans manufacturados había sobrepasado los 50 millones de unidades y en 1992 llegó a 100 millones de unidades creadas y puestas a la venta. 

En 1995, la producción total de Walkman era de 150 millones de unidades incluida la versión de 15 aniversario. En total, de acuerdo con Sony, fueron creados más de 300 distintos modelos de Walkman en la historia, incluidos algunos que se comercializaron en la década de los 2000 con reproductor MP3. 

Fuente: El Financiero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here