RUBÉN DUARTE: QEPD

0
25

Ignacio Mondaca

Conocí a Rubén «El Lennon» Duarte a principios de los años setentas. Imbuidos en la fiesta del pelo largo y los pantalones de mezclilla, la mayoría de los estudiantes activistas de aquella época éramos fieles lectores de Nietsche, Marx, Hesse, Freud, Oparin, José Agustín, Rimbaud y Baudelaire, entre otros tantos personajes. No nos conformaba nada y luchar por reformar y democratizar la Universidad de Sonora, hacerla participativa y procurar una enseñanza de excelencia, era una consecuencia de las inquietudes de un momento de gran fermento intelectual. 
…Conocí a Rubén en esos años porque era un tipo que no podía pasar desapercibido. Se lo identificaba como miembro de «Los azules» y por su facha tenía un singular parecido con John Lennon. Ante nuestras miradas atónitas circulaban la más diversa variedad de panfletos, revistas, volantes, pintas, mantas y frases que aprendíamos en las marchas y mítines de protesta. Una de ellas era Germen, una revista que escapaba de algún desahuciado mimeógrafo y que promovía la parafernalia de aquella fiesta. El Lennon la había creado.
…El caso es que en ese período jamás crucé palabra con Rubén. La salida, en muchos casos forzada, de muchos de los estudiantes involucrados en el movimiento estudiantil hacia otras ciudades significó para mí alejarme 25 años de Hermosillo. Desde lejos podía observarse la reverberación de la política sonorense y la militancia de un buen grupo de aquellos activistas que se mantuvieron en pie de lucha en diversos frentes de la izquierda. Rubén Duarte, fiel a sus ideas, militó por años en el movimiento trotskysta que llegó a evolucionar como partido político (el PRT) de la mano de la legendaria Rosario Ibarra de Piedra.
…Reencontré a Rubén Duarte en 2010, cuando echamos a volar el programa Sonora Lee, bajo la dirección de Francisco Casanova. Yo trabajaba entonces en la coodinación de literatura y publicaciones del Instituto Sonorense de Cultura. Un día, Francisco me presentó a Rubén y me pusieron al tanto de que ya habían colaborado juntos en proyectos de fomento a la lectura en el pasado. Rubén se integró casi de inmediato al equipo y comenzó entre nosotros una relación de amistad y de diálogo intelectual que fructificó en numerosas giras por todo el estado de Sonora y también en diversos productos editoriales como el libro «La Revolución en las letras», publicado en 2010, en el que ambos fuimos compiladores y cómplices. Ahí incluimos, por apasionada sugerencia de Rubén, el histórico discurso de Esteban Baca Calderón del 6 de mayo de 1906 en la víspera de la Huelga de Cananea de aquel año. Su nombre aparece en la página legal como compilador. El libro se encuentra en todas las bibliotecas públicas de Sonora.
…Otro de los productos editoriales en el que participó Ruben, y quizá uno de los más distribuidos en la historia de Sonora por el tiraje de 100 mil ejemplares, fue el folleto conmemorativo «Kino, viajero incansable», en ocasión del 300 aniversario del fallecimiento del misionero jesuita. El folleto formaba parte de un proyecto editorial que incluiría un cómic y un libro con la historia de Eusebio Francisco Kino. Junto a nosotros, laboraron también Consuelo MItlich, Ismael Serna, Javier Munguía, Eleazar «el Sheik» Bórquez. El libro no terminó de publicarse por falta de presupuesto, pero el cómic y el folleto circularon ampliamente en el sector educativo y las bibliotecas del estado.
…No puedo dejar de mencionar aquí mi agradecimiento a Rubén y el grupo musical que lo seguía y que presentaba los libros de poemas que publicó en años recientes (Poemas en blue), ya que me hicieron el favor de acompañarme amenizando la fiesta de cumpleaños en la que me convertí en sexagenario.
…Ahora que me entero de su sensible fallecimiento, no puedo sino recordarlo con el aura de honestidad a toda prueba que lo rodeaba, con su irrenunciable interés de encontrar la verdad, y con su sarcástico sentido del humor que nos hizo reír a carcajadas muchas veces.
…Por razones ajenas a mi voluntad no podré acompañarlo en su último viaje. Espero que estas modestas letras, a manera de recuerdo y homenaje, permanezcan para siempre en el recuerdo de quienes tuvimos la fortuna de conocerlo y gozar de su aprecio y amistad.
…Extiendo un sentido pésame a su familia y me uno a la pena de todo Sonora que tuvo en Rubén a uno de sus hijos más honestos. Descanse en paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here