Si gastas, evita justificarte sin razón

0
11

Mis Finanzas

Alberto Tovar

El destino de los recursos es uno de los elementos claves para analizar nuestras finanzas personales; el cuestionamiento frecuente es a dónde se fue el dinero. En ese sentido, debemos moderar el impulso, porque la mente llega a utilizar argumentos falsos para justificar la decisión. Veamos algunos ejemplos al respecto.

1.- Hay productos o servicios que por error los catalogamos como ‘inversión’ y sólo tienen un valor de rescate, como serían los clubs deportivos, autos o joyería. Con todo y la existencia de un mercado para ellos, la intención no es venderlos y ganar un rendimiento. Es preferible aceptar que son para disfrutarlos y estamos dispuestos a pagar para obtenerlos.

2.- Un enfoque consumista es tomar las ‘ofertas’ como ‘ahorro’. Podríamos reconocer que se trata de un uso eficiente del dinero, siempre y cuando el producto sea algo que pensábamos adquirir y el remanente lo guardamos. Sin embargo, por lo regular se gasta en otras cosas.

Peor si se va de shopping a ‘cazar ofertas’, pues se termina con artículos innecesarios.

3.- Con el boom de las opciones a meses sin intereses, está la justificación de ‘ni voy a sentir el gasto’ pensando en que se está difiriendo en el tiempo. Cuidado, porque puede haber intereses implícitos en un precio mayor y la multiplicación de las compras lleva a una reducción drástica del flujo y se acaba usando la tarjeta de crédito para lo cotidiano.

4.- ‘Lo merezco’ es una frase común cuando ya se repasaron todas las justificaciones y ninguna me daba la respuesta. Es un excelente planteamiento bajo la óptica de que el dinero nos proporciona una satisfacción por el trabajo realizado. La pregunta sería si hay requerimientos que valgan más la pena en el sentido de merecimiento, porque además quisiéramos la seguridad de una buena inversión, un seguro, o la salud, por ejemplo.

Tal vez podrías decir: “yo gano el dinero y lo gasto como quiero”. Efectivamente, pero lo importante es estar consciente de las razones para hacerlo para evitar el arrepentirnos o las quejas de ingreso insuficiente. Seamos sinceros con nosotros mismos sobre los motivos detrás del destino del recurso y disfrutémoslo sin remordimiento en la medida que nos responsabilicemos de las decisiones y considerando no sólo en la recompensa inmediata, sino también en las consecuencias de mediano o largo plazos.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here