Google y Facebook deciden cómo vivimos

0
36

La llamada “Cuarta Revolución Industrial” promete avances tecnológicos que pueden transformar drásticamente la naturaleza de la vida en la Tierra a un ritmo sin precedentes.

Javier Murillo/El Financiero

Algunos de los desafíos actuales son el cambio climático, agitación política, automatización, desplazamiento masivo de personas, pero en especial, el aumento de la desigualdad.

Según un reporte de la confederación de organismos no gubernamentales, Oxfam, los 8 millonarios más ricos del planeta controlan el mismo nivel de riqueza que la mitad de la población en el mundo. Sólo Bill Gates controla más dinero que 3.6 mil millones de personas; los otros son Amancio Ortega, fundador de la cadena española Zara; Warren Buffett, el reconocido inversor y director ejecutivo de Berkshire Hathaway; Carlos Slim Helú, magnate mexicano de las telecomunicaciones; Jeff Bezos, fundador de Amazon; Mark Zuckerberg, fundador de Facebook; Larry Ellison, director ejecutivo Oracle; y Michael Bloomberg, fundador del servicio de información financiera de Bloomberg. Es evidente que las corporaciones que desarrollan telecomunicaciones, tecnología e información controlan la riqueza del planeta.

Robert Reich, Secretario de Trabajo durante el gobierno de Bill Clinton, asegura que estamos en un círculo vicioso. Hoy, la economía de Estados Unidos es casi el doble de en 1980, pero el salario promedio ha caído drásticamente contrayendo la clase media. “¿A dónde fue todo ese dinero?”, pregunta Reich. “Se fue a la cima”, responde. Los ingresos de las grandes corporaciones están en su nivel histórico más alto, incluyendo a sus ejecutivos más destacados, mientras que el ingreso promedio de la gente que trabaja para esas firmas ha venido en caída libre. Entre más recursos amasan, más poder político pueden comprar y por tanto pueden influir y moldear las leyes a su conveniencia. A esta espiral negativa habrá que sumarle la automatización que, de acuerdo con la firma de investigación Forrester, para 2027 reemplazará cerca de 25 millones de plazas de trabajo tan solo en Estados Unidos.

El modelo actual es insostenible en el largo plazo y la desigualdad en la distribución de la riqueza se está acrecentando. Las instituciones y gobiernos son avasallados por el poder económico de las corporaciones. Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos? El sistema económico capitalista no puede funcionar sólo con la oferta, para que las firmas mantengan su poder es necesario tener un mercado que demande sus productos o servicios por lo que a la larga tendrá que ser un modelo en el que intercambiemos bienestar por hacer lo que sabemos hacer mejor: ser humanos y comportarnos como tales.

En su libro de 2013 “Who Owns the Future”, el escritor informático Jaron Lanier propone una economía de microtransacciones en la que nos pagan por compartir la información de nuestro comportamiento digital. Lanier contrasta la posición de los principales medios digitales, como Google y Facebook; dice que en la era de la información quienes se están haciendo millonarios son los empresarios ya que les proporcionamos nuestra información (casi en forma gratuita) a cambio de un servicio, cuando lo justo es que nos paguen por vivir nuestra vida digital en sus plataformas. “Gratis implica que alguien decide cómo vas a vivir”, asegura el autor.

Mientras Google y Facebook no decidan pagarnos por usar su tecnología a cambio de la información que genera nuestro comportamiento digital, es un hecho que habrá décadas en las que la humanidad enfrentará una crisis de distribución del trabajo y por lo tanto de la riqueza (aún más que ahora). ¿Será por eso que Elon Musk está apostando por la exploración espacial? Tal vez, en el futuro colonizar otros planetas será el único trabajo genuinamente humano.

*Fundador y Presidente del Consejo de Metrics.

Twitter: @JavierMurillo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here