La decisión de Azcárraga

0
17

Coordenadas

Enrique Quintana

El próximo martes, en las instalaciones de Televisa San Ángel, se realizará una comida con integrantes del equipo directivo y colaboradores de Televisa, en la que Emilio Azcárraga informará y explicará una decisión que generó una sacudida ayer en el mundo de los medios y los negocios: su renuncia a la posición de CEO de Grupo Televisa, quedando como presidente del Consejo.

Azcárraga adelantó que esa determinación llevaba preparándose desde hace año y medio. Sin embargo, quienes conocen en detalle la operación interna de Televisa señalan que fue en este año cuando se fraguó y fue haciéndose efectiva.

Los enterados señalan que la decisión tiene como antecedente inmediato lo anunciado el pasado 17 de enero, cuando José Bastón dejó la vicepresidencia de contenidos de Televisa y se dejó la responsabilidad de esta área a Isaac Lee, quien también tiene la misma responsabilidad en Univision.

Una fuente de alto nivel en Televisa me comentó que, en la práctica, desde hace algunos meses Emilio Azcárraga atendía principalmente los asuntos estratégicos de la empresa, mientras que Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia se dedicaban a la operación cotidiana. Ahora, ambos tendrán la ‘cachucha’ de CEO de la empresa.

En Televisa existía la llamada ‘oficina de la presidencia’, que tras la salida de Bastón estaba integrada por tres personas: el propio Azcárraga, Gómez y De Angoitia.

Azcárraga hará oficialmente en el futuro inmediato lo que de facto ya venía haciendo.

En México, Televisa no es una empresa más. Es líder en el mercado de la televisión abierta, que aún sigue siendo –pese al crecimiento de los medios digitales– la principal fuente de información y entretenimiento de la mayoría de la población.

Por eso, lo que pase con ella, trasciende el interés puramente empresarial.

La codirección de Gómez y De Angoitia parece muy viable por la división de ámbitos que los dos ejecutivos han atendido en los últimos 20 años.

Las direcciones generales con dos personas se vuelven conflictivas cuando hay temas que ven ambos y en los que difieren. En este caso, la división de asignaciones para que Gómez atienda contenidos y relaciones institucionales, y De Angoitia el negocio, parece darle viabilidad al esquema.

El reto de Televisa hoy no va a ser la reorganización, sino la rentabilidad.

Ayer, la empresa presentó sus estados financieros correspondientes al tercer trimestre del año. En ellos se aprecia que sus ventas totales cayeron 3.8 por ciento respecto al mismo periodo de 2016. Ese indicador resume el reto que está enfrentando la empresa.

En contraste, los indicadores más recientes de audiencia reflejan liderazgo. Por ejemplo, en noticieros nocturnos, con 17.9 por ciento de share frente a 7.9 por ciento de su competencia más cercana, que es Azteca. O de 17.4 por ciento contra 6.9 por ciento en telenovelas.

El tema hoy es que ya no basta con tener grandes audiencias, el problema es monetizarlas, es decir, convertirlas en ingreso.

El otro gran reto es seguir creciendo en la industria de telecomunicaciones.

Y uno más es al que se va a enfocar Emilio Azcárraga, que es a consolidar el negocio de Televisa en Estados Unidos, donde pueden crecer su participación en Univision, hasta 49 por ciento.

Como todas las empresas de medios, Televisa no está en un día de campo, pero está bien posicionada para el reto, tal y como ayer apreciaron los mercados accionarios.

Twitter: @E_Q_

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here