La oposición venezolana convocó a una huelga general de 24 horas un día después del plebiscito en donde destacaron que obtuvieron un amplio rechazo régimen del presidente Nicolás Maduro y su plan de la Asamblea Constituyente.

Señalaron que el objetivo es aumentar la presión contra el gobierno tras más de tres meses de protestas y más de 90 muertos durante la movilizaciones.

El también vocero de la Mesa Unidad Democrática (MUD) aseveró que se trata de “un mecanismo de presión y preparación para la escalada definitiva que será la próxima semana para enfrentar el fraude constituyente y lograr la restitución del orden constitucional”.

Agregó que la decisión del pueblo venezolano en la consulta los obliga a defender la voluntad nacionalpara rescatar al país.

Durante la consulta de este domingo se consultó a la población sobre la Constituyente, un llamado a la Fuerza Armada a respetar la Constitución y la creación de un gobierno de unidad nacional.

La oposición calificó de inconstitucional la propuesta de Maduro y rechazó participar en la elección del 30 de julio de los 545 miembros de esa Constituyente; en tanto, el gobierno de Maduro desconoció la consulta, alegando que al hacerla fuera del sistema electoral formal es inconstitucional.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, dijo este domingo que el hecho de que la oposición haya conseguido más de siete millones de votos a favor de su propuesta en el plebiscito contra el Gobierno deja al presidente del país, Nicolás Maduro, prácticamente “revocado”.

“Con los votos que hoy manifestó el pueblo venezolano matemáticamente Nicolás Maduro está revocado el día de hoy, ese era el miedo que se le tenía al referendo revocatorio y por eso se impidió, por eso el Gobierno no quiere hacer elecciones más nunca”, dijo a la prensa Borges tras conocerse los resultados electorales.

El opositor aseguró que la denominada consulta popular se llevó a cabo “con total pulcritud y confianza” y que los venezolanos contaron con menos centros de votación que en cualquier otra contienda nacional.

“Sin embargo, el pueblo superó todos los obstáculos, no solamente el que hubieran menos lugares para votar sino que superó el miedo, superó la violencia, superó las amenazas del Gobierno a los empleados públicos, a las personas que reciben programas sociales y la gente se plantó en todas partes de Venezuela”, prosiguió.

“Venezuela lo dijo claramente: no queremos una Constituyente fraudulenta e impuesta. No queremos ser Cuba, no queremos ser un país sin libertad”, dijo el jefe del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges, en el teatro Chacao, este de Caracas, donde fueron anunciados los resultados.

“Hoy Venezuela se puso de pie con toda su dignidad para decir que la libertad no tiene retroceso, que la democracia no se negocia”, agregó.

La llamada comisión de garantes del plebiscito opositor informó antes, en base al 95 % del total de votos, de que 7.186.170 venezolanos participaron en la consulta hecha al margen del Poder Electoral y que al menos el 98 % votó sí en las tres preguntas que incluyó la jornada.

“Aun esperamos la cifra final que se dará el día de mañana para que nosotros podamos tener la certeza de que vamos a lograr el cambio democrático en el país”, sostuvo el legislador.

“Hoy Venezuela le dijo sí a un país digno, a un país democrático, a un país donde la gente no se tenga que ir porque no tiene futuro. Ha quedado claro el mandato que nos dio el pueblo”, aseguró, junto a los principales dirigentes de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

En la consulta se preguntó a los venezolanos si rechazaban el cambio de Constitución que promueve el Ejecutivo, si demandan que las Fuerzas Armadas obedezcan al Parlamento, de mayoría opositora, y si aprobaban la renovación de los poderes públicos, que se llame a elecciones y que se instaure un Gobierno de transición.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here