Pasión por los Negocios

0
11

A eliminar las concesiones del transporte urbano

Demian Duarte

Por supuesto que generó indignación y reacciones en contra el anuncio realizó por el Consejo Ciudadano del Transporte respecto a que decidieron hacer una modificación en la “tarifa técnica” del transporte, a fin de actualizar la parte relativa a los costos en que incurren los concesionarios a la hora de trasladar a cada usuario.

Y mire se ubicó en 12 pesos en promedio, lo que significa que en las cuentas de los integrantes de ese órgano ciudadanizado, la tarifa actual es deficitaria, e implica que se les subsidie al ciudadano 5 pesos cada viaje.

Me queda muy claro que la medida tiene una concepción eminentemente empresarial, resultado de hacer un balance en donde se combinan los costos por ejemplo de mantener la unidad circulando, lo que significa ponerle diésel, repararla, pagar sueldos de los choferes y aún tener una ganancia, porque al final de ese se trata, al manejarse un esquema de concesiones privadas, tiene que ser natural que haya una utilidad para los propietarios de las rutas y las concesiones.

Tengo entendido que la tarifa técnica vigente era de 9 pesos por pasaje, y que el gobierno a través del subsidio que entrega a la organizaciones de concesionarios, ha estado financiando ese negocio, porque eso es lo que es en el fondo.

Está claro que el aumento en los costos del combustible ha supuesto un duro golpe para los empresarios del sector, ya que el insumo central de su operación, que es el diésel, ha tenido aumentos sostenidos, mientras que la tarifa está inmóvil en 7 pesos desde el 2011.

Y digo, no hay que ser muy sabio en la cuestión económica para entender que un negocio deficitario, es insostenible, razón por la que el gobierno a fin de garantizar que se preste el servicio de traslado a quienes no tienen otra manera de ir a su trabajo o a la escuela, como no sea el camión, se ve obligado a subsidiarlo.

Y mire la situación puede ponerse grave para el gobierno, sí se decide como tengo entendido que se analiza, mantener la tarifa congelada en 7 pesos, porque eso representa que de manera cotidiana se tendría que estar financiando alrededor de 1 millón de pesos, o lo que es lo mismo, se tendrían que apartar 365 millones de pesos para que que a lo largo de un año no hubiera aumentos, asumiendo que se paguen los 5 pesos adicionales de cada persona que se traslada y se entreguen bajo la forma de un subsidio, a la cuenta de 200 mil pasajes diarios, que es más o menos el volumen que tengo entendido se maneja en Sonora.

A la fecha de hoy, por Ley se ofrecen 2 pasajes por día a los estudiantes, y también actualmente hay un subsidio al diésel precisamente para que las unidades tengan prendido el aire acondicionado, lo que significa que hoy en día ya se pagan 300 millones de pesos a los concesionarios.

Luego entonces si las matemáticas no mienten, el gobierno de Sonora tendría que entregar a los concesionarios cerca de 700 millones de pesos al año bajo el concepto de subsidio, para pagar por mantener un servicio deficiente, en donde los propietarios de las líneas de camiones se han negado por años a regularizar y modernizar el servicio.

Me parece absurdo pensar siquiera en esa alternativa, aunque todo indica que así se hará, pues hay una determinación de parte del gobierno de Claudia Pavlovich de no trasladar el costo al ciudadano.

Por eso reiteraré aquí mi propuesta, que he venido planteando en los últimos 15 años, sin que se haya considerado seriamente y que consiste en que se anule el esquema de concesiones del transporte y buscar un mecanismo para que sea el mismo estado en alianza con los municipios el que opere y ofrezca el servicio de transporte.

Mire no es aventurado analizarlo con la seriedad que el caso merece, porque por años y años se ha mantenido a un grupo de empresarios que mantienen el esquema de las concesiones y a quienes se han entregado cantidades millonarias de dinero, sin que esto haya servido de mucho, el sistema de transporte urbano y suburbano de Sonora sigue siendo muy deficiente, sumamente caro y una muestra de que nuestra sociedad no logra avanzar, precisamente porque hay enormes intereses económicos y políticos promoviendo que esto no cambie.

Creo que es el momento adecuado para llevar esta posibilidad a la mesa de discusión y que la gobernadora Claudia Pavlovich y el director del transporte Luis Iribe lo analicen al respecto de los costos y los beneficios que podría traer consigo un plan de esta naturaleza.

Por principio de cuentas no es algo descabellado invertir la cantidad que se necesitaría para pagar ese subsidio a la compra de camiones y al pago de operadores, que por principio de cuentas trabajarían para el estado.

Sume usted el hecho de que al convertirse en un servicio que presta el estado, se elimina la necesidad de tener utilidades, por lo que habría ahorros importantes, que bien se pueden invertir en más unidades.

En México hay muchos ejemplos y casos de éxito en donde el sistema de transporte es operado directamente por los gobiernos, y por principio de cuentas está la experiencia de la capital del país, pero también en ciudades como Monterrey o Guadalajara se dejo de ver al transporte como un negocio y se incorporó el concepto de servicio.

Pero también en Estados Unidos así es como operan, los sistemas de transporte más exitosos son operados por los gobiernos, como en Tucson, en Phoenix, Los Ángeles, Nueva York y todas las grandes urbes, porque el principio en el que razonan nuestro muy capitalistas vecinos, es que el traslado de las personas a sus trabajos, es decir la movilidad de la economía, es algo demasiado importante como para ponerlo en manos de grupos de intereses que terminan amafiados y poniendo a las ciudades y sus economías, pero también a los gobiernos contra la espada y la pared.

Pienso en otras opciones y alternativas y por más que reviso no encuentro otra posibilidad razonable, y de largo plazo, y mire, que el estado sea el que ofrezca el servicio de transporte urbano en Sonora, podría quitar de en medio ese grave problema y hacer que en nuestro estado las cosas avancen, simplemente porque hay decisión de entrarle al toro por los cuernos.

Si queremos ser de primer mundo, es hora de comenzar a actuar tomando decisiones de primer mundo.

 
Correspondencia a demiandu1@me.com
En Facebook Pasión por los Negocios
En Twitter @demiandu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here