Donald Trump había prometido en su campaña apuntalar el poderío militar estadounidense a los niveles apropiados para rescatar lo que él ve como la grandeza perdida de su país.

Y este lunes anunció lo que cree que va a costar ese empeño.

El anteproyecto de presupuesto federal para 2018 contempla un aumento del gasto de defensa de su país de US$54.000 millones, según informaron fuentes de la Casa Blanca.

Eso representaría un incremento de 9% en el presupuesto militar estadounidense.

Medios en EE.UU. señalan que Trump pretende financiar este aumento con el recorte de programas de gasto interno y de ayuda internacional.

El plan del presidente estadounidense dejaría intactos varios de los programas más grandes de bienestar social del gobierno federal, incluyendo las pensiones estatales y el plan de asistencia médica a ancianos, conocido como Medicare.

EE.UU. gasta más que cualquier otro país del mundo en defensa, con un presupuesto militar anual que ronda los US$600.000 millones.

Promesa de campaña

Durante su campaña por la presidencia, Trump había insistido en que buscaría un aumento muy sustancial del gasto militar, alegando que las fuerzas armadas estadounidenses se encontraban en decadencia por la falta de recursos apropiados.

Por el momento, no se conocen detalles de los elementos que compondrían ese aumento en el gasto.

Nadie duda que se avecina un tira y afloje en el congreso a medida que republicanos y demócratas debaten las prioridades de seguridad en el país.

Pero con el partido de gobierno, los republicanos, controlando ambas cámaras de la legislatura, es previsible que, en efecto, venga un aumento importante en el gasto militar.

Lo que propone Trump sería el incremento más grande en cerca de una década.

En 2007, el entonces presidente George W. Bush peleaba una guerra en Irak y otra en Afganistán. Y para hacerlo pidió un aumento de 11%.

La propuesta actual de incremento del gasto militar no es la mayor en la historia reciente del país, pero deja atrás a los presupuestos bélicos que casi cualquier otra nación.

Las más caras

El solo aumento de US$54 mil millones que Trump promete a sus militares sería casi equivalente al presupuesto militar de Rusia, la cuarta nación en gasto militar del mundo, y se aproximaría a lo que gasta en sus fuerzas armadas Reino Unido, la quinta nación en esa lista.

La escalada militar de Trump también equivaldría a una cuarta parte de los casi US$200 mil millones que gasta China, la segunda mayor potencia militar del globo

Brasil, que encabeza el gasto bélico en América Latina, dedica anualmente cerca de US$30.000 millones.

El enorme presupuesto militar estadounidense llega a cerca de US$600 mil millones y le ha permitido a ese país poseer el armamento de última generación, como el avión de combate F-35, que puede costar US$130 millones por unidad.

Mientras que el portaviones Gerald Ford, el más nuevo de la flota naval estadounidense, tiene un costo estimado de US$13.000 millones.

Administración de recursos

Pese a su apoyo al aumento del presupuesto militar, el presidente también ha sido crítico con lo que considera son ineficiencias en el gasto de ese sector.

En varias oportunidades ha desatado controversias alegando que los contratistas le están cobrando demasiado dinero al Estado para suministrarle ciertos armamentos.

Trump también ha dicho que cree que varios países aliados de Estados Unidos no están contribuyendo lo suficiente a los gastos de defensa de la OTAN, y ha dejado entrever que Washington podría revaluar sus compromisos de asistencia militar a esas naciones de no aumentar su contribución financiera.

Reto

De cumplirse, la escalada militar de Trump le representará también un reto al manejo de la economía del país.

“Cumplir dos de sus promesas presidenciales: fortalecer a los militares y mantener el gasto en seguridad social, le causará dificultades al presidente”, asegura Anthony Zurcher, corresponsal en Estados Unidos de la BBC.

“Si quiere aumentar el presupuesto de defensa en US$54.000 millones sin añadir al déficit fiscal, el dinero tendrá que salir de algún lado”, indica nuestra corresponsal, agregando que informes señalan que dependencias como la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Estado.

“Hay una razón por la que el gobierno de Trump anunció el dato del presupuesto militar antes de revelar de donde saldría. Gastar es fácil. Recortar es difícil”, puntualiza Anthony Zurcher de la BBC.

Fuente: BBC Mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here