Coordenadas… Enrique Quintana 

0
17

Los empresarios y AMLO

Enrique Quintana

Miguel Torruco, ex secretario de Turismo de la Ciudad de México, dijo en entrevista radiofónica que el 80 por ciento de los empresarios ya no temen a AMLO.

Dudo mucho que la cifra del consuegro de Carlos Slim se base en un cálculo objetivo. Más bien es una impresión mezclada con deseo.

Pero tiene razón el renunciado ex funcionario del gobierno de la CDMX en lo esencial: más y más empresarios tienen disposición a escuchar y hablar con AMLO.

Sin embargo, también es un hecho que hay todavía muchos, de los más grandes en particular, que ven en el tabasqueño un peligro. Tanto para México como para sus inversiones y proyectos.

En una entrevista que le hicimos a AMLO en La Silla Roja, en diciembre pasado, López Obrador reiteró que hará una consulta popular respecto a la reforma energética y que, de resultar que la opinión mayoritaria la rechaza, promoverá su derogación.

La realidad es que el gobierno que llegue en diciembre de 2018 ni siquiera tendría que derogar la reforma para paralizarla.

Se trata de un marco legal nuevo, que requiere de una intensa promoción e impulso para que funcione. Bastaría con ya no hacer nada para que las inversiones asociadas a la reforma quedaran constreñidas y limitadas. Ni siquiera requeriría hacer una contrarreforma a la Constitución.

Es lo mismo, por ejemplo, en el caso de la reforma educativa, bastaría con ya no ponerle energía para que se muriera de inanición.

Por esa razón es que hay diversos empresarios que perciben que más allá del discurso conciliador de López Obrador, su triunfo en las elecciones del 2018 sería equivalente a un giro en el modelo económico que el país ha construido en las últimas tres décadas.

Otros, aun asumiendo lo anterior, perciben que es necesario un cambio para volver a impulsar un crecimiento que se ha quedado aletargado ya por mucho tiempo.

Creo que los partidarios de AMLO exageran el nivel de aceptación que tiene entre el sector empresarial. Y al mismo tiempo, los detractores del líder de Morena, minimizan el respaldo que ya ha conseguido.

Sin embargo, quienes hemos seguido la vida empresarial del país por años, incluyendo la campaña presidencial del 2005-06, la primera emprendida por AMLO, percibimos que sí hay un cambio cualitativo en las percepciones del sector empresarial.

La novedad no es que haya muchos que rechazan y temen al líder de Morena, sobre todo entre empresarios de gran tamaño. Lo nuevo es que aun entre este sector hay quienes están viendo sus propuestas con interés y aun con disposición a respaldarlo.

Si usted no ha leído el discurso pronunciado por AMLO en Los Ángeles el pasado fin de semana (http://lopezobrador.org.mx/2017/02/12/curso-de-andres-manuel-lopez-obrador-presidente-del-cen-de-morena-en-los-angeles-california/), le recomiendo que lo haga pues se trata de una virtual crítica al populismo, al racismo y al neonazismo de Trump. Algo inconcebible tan sólo hace unos meses.

Y si AMLO logra aglutinar tras de sí la crítica Trump, cuidado, pues puede volverse inalcanzable hacia el 2018.

A los empresarios, puede simpatizarles AMLO o pueden odiarlo y rechazarlo. Lo que ya no se puede hacer en este momento es ignorarlo.

Sus propuestas deben ser objeto de riguroso análisis para valorarlas en su justa dimensión e implicaciones.

Seguiremos con el tema próximamente.

Twitter:@E_Q_

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here